El Comercio

Un grupo de empleados de Morés se une para mantener la actividad

Tareas de impresión a color en una de las tiendas de Morés.
Tareas de impresión a color en una de las tiendas de Morés. / M. ROJAS
  • Planean fundar una nueva empresa de reprografía con sedes en Oviedo, Gijón y Llanera, alquilando incluso los locales de la firma

Ante el cierre irremediable de Reprografía Morés, un grupo de «bastantes» de sus trabajadores cuentan con un proyecto para fundar una nueva sociedad que continúe con la actividad que ha venido desarrollando la firma de artes gráficas desde 1977 y que cuenta con una tienda en Oviedo, Gijón y Llanera. «Estamos hablando de montar una empresa que no tendrá nada que ver con Morés. Va a llevar un tiempo, crear una entidad nueva lleva su tiempo y las ubicaciones tampoco sabemos si serán las mismas», confirmó una empleada que prefirió no facilitar su nombre.

El objetivo de este grupo de futuros exempleados de Morés -cuando el titular del Juzgado de lo Mercantil número 1 de Oviedo apruebe la liquidación-, es tener una planta de producción y presencia en las mismas tres localidades. También barajan llegar a un acuerdo con los propietarios de los locales de Oviedo y Gijón para alquilarlos, porque son «un referente para los clientes». La nave de Llanera pertenece ya a un banco acreedor de Reprografía Morés. El administrador concursal, Carlos Álvarez Buylla, considera que «en un mes» habrá finalizado la liquidación de la empresa, que ya ha comenzado a subastar sus participaciones sociales y bienes muebles. Con lo que se obtenga, más lo que aporte el Fogasa (Fondo de Garantía Salarial) hasta el límite legal se espera poder cubrir las indemnizaciones por despido a los trabajadores, que ascienden a un máximo de 700.000 euros, pero puede resultar menor si el patrimonio no rinde lo esperado.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate