Casi 26.000 asturianos no trabajaron ni una hora en los dos últimos años

Casi 26.000 asturianos no trabajaron ni una hora en los dos últimos añosGráfico

Asturias perdió 3.500 ocupados con respecto al segundo trimestre del año, aunque en términos interanuales la EPA registra una evolución positiva del empleo

AIDA COLLADO GIJÓN.

La Encuesta de Población Activa del tercer trimestre del año ha desvelado, como sus antecesoras, luces y sombras en el mercado laboral asturiano. Desciende el paro, hasta las 59.200 personas, pero lo hace en gran parte como consecuencia de la reducción de la población activa. La tasa de paro continúa siendo notablemente inferior a la de la media española y, sin embargo, ninguna otra comunidad presenta una tasa de actividad tan baja como el Principado. El número de asturianos con trabajo (397.900) crece con respecto al mismo periodo de 2016, aunque cae en 3.500 personas si se compara con los datos de ocupación registrados por el INE el pasado trimestre. Entre todos estos indicadores, los sindicatos ponen el acento en algunos datos que dejan poco espacio a la alegría. Unos 32.500 parados asturianos (de los 59.200 contabilizados en la región) buscan empleo desde hace más de un año y 25.900 de ellos no han conseguido trabajar ni siquiera una hora en los dos últimos años. Y, además, casi uno de cada diez hogares asturianos (el 9,48%) tiene a todos sus miembros activos en paro. Un porcentaje que desciende, pero aún duplica al anterior a la crisis.

Por eso, ni CC OO ni UGT parecen estar muy de acuerdo con la lectura optimista realizada desde el Gobierno regional y la Federación Asturiana de Empresarios. El Servicio Público de Empleo del Principado (Sepepa) quiso destacar ayer que el paro se redujo en mil personas entre julio y septiembre (un 1,6%) con respecto al trimestre anterior. Además, incidió en que la tasa de desempleo se sitúa en Asturias en el 12,95%, mientras que la media española se eleva hasta el 16,38%. Ambos porcentajes son ligeramente inferiores a los del segundo trimestre y muestran descensos interanuales de 4 y 2,5 puntos, respectivamente. Sin embargo, la tasa de actividad se sitúa en el 50,79% en la región, mientras que en el conjunto del país alcanza el 58,92%.

En atención a todas estas cifras, la directora del Sepepa, Luisa Pérez, aseguró que los datos arrojados por la EPA constatan la evolución «positiva» del mercado laboral en términos interanuales. Así, completó, en relación con el tercer trimestre de 2016 el número de desempleados se redujo en 21.800 personas, lo que supone un descenso del 26,88% y la ocupación se incrementó en 4.300, lo que supone un crecimiento ligeramente superior al 1%. A pesar de todo, Pérez recordó que en comunidades pequeñas, como el Principado, «conviene analizar los datos de la EPA tomando en consideración las medias anuales, puesto que los tamaños de las muestras provocan importantes oscilaciones trimestrales».

Un apunte que también realizó el director general de Fade, Alberto González, quien calificó de «buenos datos» los resultados de la encuesta, sobre todo en términos interanuales, donde el descenso del desempleo es «muy acusado». No obstante, admitió que parte de este descenso se debe a la caída de la población activa.

Poca calidad

Mucho más críticos se mostraron los sindicatos. CC OO destacó que el 13,9% de las personas ocupadas trabajan a tiempo parcial y el 26,3% de las asalariadas tienen un contrato temporal. Más de la mitad de las personas en paro buscan trabajo desde hace más de un año, lo que urge la creación de «más empleo y de mayor calidad», así como la mejora de los salarios, las prestaciones por desempleo y las pensiones, «por una cuestión de justicia social, pero también para consolidar el crecimiento económico».

El responsable de política institucional del sindicato, Gilberto Buelga, atribuyó la «creación de empleo débil» registrada en el último año al «mal comportamiento del sector servicios». Aún así, se produce un «fuerte descenso» del paro debido, lamentó, «a la intensa salida de población que busca empleo activamente». Buelga incidió en que la recuperación del empleo asturiano en los últimos cuatro años «es débil e irregular y se consigue a base de precariedad, con un incremento de 4,1 puntos de la tasa de temporalidad desde 2013».

UGT hizo hincapié en la «incapacidad» de la reforma laboral para corregir el problema de la temporalidad. El secretario general del sindicato en Asturias, Javier Fernández Lanero, puntualizó que aunque la EPA arroja datos «aparentemente positivos», la caída del número de activos es «muy preocupante» en la región que cuenta con la tasa de actividad más baja del país.

Además, advirtió de que el paro de larga duración alcanza ya el 55% y que el 53% de los desempleados carece de prestación alguna. Por todo ello, reclamó un plan de choque que combine políticas activas de empleo con prestaciones económicas.

Fotos

Vídeos