La acusación particular pide que la Junta General retome el 'caso UGT'

Domingo Goñi. /  HUGO ÁLVAREZ
Domingo Goñi. / HUGO ÁLVAREZ

Pretende que el sindicato «pida perdón» a la ciudadanía y «devuelva el dinero» de un fraude que asciende a 1,35 millones y que puede suponer «un procedimiento largo»

A. M. / S. B. GIJÓN.

La acusación popular en el caso de los cursos de formación de UGT en Asturias quiere que la Junta General del Principado retome la comisión de investigación sobre este presunto fraude, cuya cuantía asciende a 1,35 millones de euros, según el último informe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil y que este periódico ya adelantó a principios del pasado mes de enero.

Además, la acusación popular quiere que el sindicato pida perdón a la ciudadanía y «devuelva el dinero que se han llevado». Lo dijo ayer el presidente de la Agrupación de Vecinos y Amigos de Llanes (Avall), Domingo Goñi Tirapu, quien también habló en nombre de los colectivos OCAN y Vecinos y amigos de valle de Gillón y Fuentes del Narcea, personados en esta causa.

Domingo Goñi compareció ante los medios de comunicación delante de la sede de la Consejería de Empleo e Industria, «por ser el organismo encargado de articular las ayudas y subvenciones», y con el informe de la UCO que, según destacó, refleja «un fraude que se presume mayor» y se trata de un «delito continuado».

El informe de la UCO, según expuso, mantiene que el presunto fraude asociado a los cursos de formación procede en casi 850.000 euros de la propia UGT de Asturias, mientras otros 504.000 euros estarían vinculados a su fundación IFES, lo que en total supone unos 43.000 euros más de los que se habían calculado inicialmente.

Entre la documentación que maneja la UCO, tras el registro que efectuó a la sede central de UGT de Asturias en enero de 2017, se encuentran recibos de seguridad y vigilancia de la sede central del sindicato en Asturias, así como una serie de discos duros dañados. Asimismo, destaca una libreta con anotaciones manuscritas encontrada en el despacho de uno de los investigados en la causa en la que aparecen nombres de trabajadores de UGT y el tipo de labores de los cursos que se les podría imputar. En ese sentido, Goñi Tirapu destacó que la UCO está haciendo un trabajo «muy importante». Así, afirmó que se puede ver una «información novedosa de la que se puede deducir que es un procedimiento largo, que se pude complicar». «Hay indicadores de que se trata de un tema grave», sentenció.

Por todo ello, la acusación popular ha solicitado públicamente a los grupos parlamentarios que se reanude la investigación en la Junta General, dado el retraso con el que se tramitará al haber cambiado la juez titular encargada de la instrucción por encontrarse de baja maternal. Pretenden «que no se enfríe el caso y vayan saliendo más datos a partir de la información que ha aportado la Guardia Civil».

Ayer, el secretario general de UGT-FICA, Pedro Hojas, reconoció sentirse «preocupado». «A ninguno nos hace gracia que tengamos una investigación abierta». En cualquier caso, pidió que se deje trabajar a la justicia y que se resuelva cuanto antes. También pidió que se permita trabajar a la nueva organización del sindicato, porque «nuestra función es muy necesaria en la sociedad actual».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos