Arcelor pretende mejorar los costes de Largos sin recortar personal

Arcelor pretende mejorar los costes de Largos sin recortar personal

El alto coste del arrabio ha hecho que las plantas gijonesas pierdan competitividad frente a las acerías eléctricas

S. B. GIJÓN.

El alto coste del arrabio, materia prima utilizada en la producción de las plantas gijonesas de Largos (carril y alambrón) de ArcelorMittal, frente al de la chatarra que usan las acerías eléctricas está poniendo en una situación de desventaja competitiva a las instalaciones asturianas, que ya sufren importantes pérdidas económicas.

Ahora bien, según fuentes de la dirección de la compañía, no se plantea ningún recorte de plantilla, como temen los sindicatos, pero sí la adopción de medidas que pasan por la mejora de la fiabilidad y los costes de producción, así como la reducción de las paradas imprevistas y los costes de no calidad. La voz de alarma ante la situación de los productos largos la dieron el pasdo 28 de septiembre José Manuel Arias, jefe de división de Arcelor en el Suroeste de Europa, y Oswaldo Suárez, director general de la multinacional en el Principado, quienes transmitieron a los representantes sindicales que estos talleres llevan todo el año en pérdidas y que las perspectivas para el cuarto trimestre del año no son favorables.

Por ahora, las plantas gijonesas de Largos se librarán de un ajuste de plantilla, pero no así la planta guipuzcoana de Bergara, donde la dirección de la multinacional ve la necesidad de acometer una «reorganización» para garantizar la competitividad de esta fábrica, que previsiblemente conllevará un recorte de la actual plantilla.

El grupo plantea un ajuste de plantilla en la fábrica guipuzcoana de Bergara

Fuentes de la empresa indicaron de que las reuniones con el comité comenzaron el pasado mes de julio, cuando «trasladó la necesidad de introducir cambios organizativos para afianzar la viabilidad» de la fábrica, que produce perfil ligero para construcción a partir del acero suministrado por la planta de Olaberria.

La empresa abrirá, a partir de una próxima reunión el próximo 24 de octubre, un periodo de consultas para tratar de acordar las medidas «menos traumáticas» para adaptar su plantilla, que actualmente cuenta con 150 trabajadores.

Reunión en Luxemburgo

Por otra parte, la dirección del grupo siderúrgico se reunió ayer en Luxemburgo con el comité de empresa europeo. En ese encuentro se confirmó, entre otras cuestiones, la inversión para la ampliación de la acería de Avilés y se aseguró que las obras para las baterías de cock de Gijón están «dentro de los plazos previstos», pese al retraso de las autorizaciones administrativas.

Según informó José Manuel Castro, secretario general de CCOO en ArcelorMittal de Asturias, en la reunión se analizaron también los resultados del primer semestre, que a juicio de la dirección, son «excelentes», y se abordó la compra de Ilva, que sigue teniendo «demasiadas incógnitas» para las centrales.

Fotos

Vídeos