La brecha salarial crece en Asturias, que es ya la segunda comunidad con más desigualdad

Noelia Menéndez y Carmen Escandón, ayer, durante la rueda de prensa de UGT en la Fidma. / D. ARIENZA

UGT urge una ley que combata la diferencia entre las nóminas de mujeres y hombres, que en el Principado alcanzó el 28,6% en el primer semestre de 2017

AIDA COLLADO GIJÓN.

La brecha salarial entre hombres y mujeres sigue creciendo en Asturias. La diferencia alcanza ya el 28,6%, un porcentaje que ha ido incrementándose durante los últimos años y que en la actualidad solo se sitúa por debajo del de Cantabria. Hoy, los hombres cobran de media 26.514,7 euros en la región, mientras que la ganancia anual de las mujeres se sitúa en 18.925 euros. La nada despreciable cantidad de 7.589 euros menos. Eso, al menos, se desprende del informe sobre la 'Situación de la mujer en el mercado laboral asturiano', actualizado con los datos del primer semestre de 2017, que ayer UGT presentó en la Feria Internacional de Muestras. La secretaria de Igualdad del sindicato, Carmen Escandón, urgió la entrada en vigor de una ley de igualdad salarial que acote la distancia existente entre los sueldos de ambos sexos. Y, con ese objetivo, animó a denunciar este tipo de situaciones, para que puedan ser corregidas.

Escandón apuntó que las mujeres tardarán unos 170 años en cerrar la brecha salarial con los hombres. Se refirió también al número de féminas en los consejos de administración de las empresas del Ibex-35, que apenas supone el 12%. Si ampliamos el círculo a cargos directivos, el porcentaje se eleva, pero solo al 24%.

En España, la brecha salarial registrada en 2007 rondaba el 25,6%. En el primer semestre 2017, había descendido al 22,9%. Son datos poco esperanzadores. En una década, la desigualdad solo se ha estrechado un 2,7%. En atención a estas cifras, resumió Escandón, «la mejora es lenta y escasa». Según los cálculos UGT, las empresas deberían dedicar 47.000 millones de euros anuales para corregir la brecha salarial.

La desigualdad tiene muchos prismas. No se trata solo de cuánto ganan, sino también de a qué se destina su dinero. Mientras las mujeres destinan el 9,81% de su sueldo a la cesta de la compra, los hombres dedican poco más del 8%.

La brecha salarial no es solo un problema del presente, extiende su larga sombra al futuro de las afectadas. Las jubilaciones que percibirán en el futuro serán muy inferiores a las de sus compañeros masculinos. De hecho, en lo que a pensiones se refiere, la brecha salarial aumenta al 36,7%. Según el informe, las pensionistas asturianas perciben una retribución media anual de 12.018 euros, 8.840 euros inferior a la de los hombres, destacando como la comunidad autónoma con mayor diferencial. Esto se debe a la estructura productiva de la región, con un mayor peso de las actividades industriales y mineras, con mayor predominio de hombres. Estos trabajos cuentan con salarios notablemente más elevados que otras actividades, como pueden ser los servicios, donde hay una mayor presencia femenina.

Mejoría del PIB

«Hemos accedido al mercado laboral para quedarnos. Será mejor que admitamos cuanto antes que la presencia de las mujeres en el mundo del trabajo podría incrementar el PIB de la Unión Europea, al aumentar el nivel de empleo y la productividad, y dar respuesta, con ello, a retos como el envejecimiento de la población», planteó Escandón.

Dio cifras para apoyar sus argumentos. En 2050, la mejora en materia de igualdad de género produciría un incremento del PIB per cápita de la UE del 6,1% al 9,6%, entre 1,95 y 3,15 millones de euros.

Escandón se refirió a otras magnitudes económicas. Basándose en datos de la EPA, aseguró, «se confirma que a peor evolución de las mujeres en el mercado laboral o mayor pérdida de actividad, menor aumento del empleo y menor caída del paro». En los seis primeros meses del año, amplió, la población activa de las mujeres cayó el doble que la masculina, el 2,6% y el 1,2%, respectivamente. En términos absolutos, se registraron 6.000 mujeres activas menos frente a 2.800 hombres activos menos.

Las mujeres, defendió Escandón, también son «menos favorecidas que los hombres por el descenso del paro en los siete primeros meses del año. El desempleo femenino se reduce un 5,8%, mientras que entre los hombres la caída es prácticamente el doble, el 10,6%». Así las cosas, las mujeres siguen representando el mayor nivel de desempleo, el 54% del total. A la secretaria regional de Igualdad le preocupa especialmente el colectivo de mayores de 45 años, con profundos problemas de inserción laboral.

Más noticias

Fotos

Vídeos