CAPSA niega deslocalizaciones en Granda y defiende los salarios de su plantilla

A. C. GIJÓN.

CAPSA desmintió ayer que esté deslocalizando parte de la producción de su planta de Granda, tal y como denuncian los sindicatos, e insistió en que «la totalidad de la leche recogida en Asturias se procesa íntegramente en esta factoría». Además, aseguró que el convenio colectivo para el periodo 2012-2016 (la negociación para aprobar el nuevo continúa enquistada) es un 85% superior al convenio sectorial en salario base y está un 57% por encima del de otras empresas competidoras.

Los representantes de los trabajodres, sin embargo, mantienen una versión bien diferente. El secretario general de CC OO en Asturias, José Manuel Zapico, trasladó ayer el «máximo apoyo» del sindicato a la plantilla, «en un momento de conflictividad, en el que no entendemos la situación de la empresa». Acompañado de los responsables de las uniones comarcales de Siero y Oviedo, habló del bloqueo de la negociación y reprochó a la empresa -«con unos beneficios de 13,8 millones de euros el año pasado»- que se niegue «a dialogar, precarizando las condiciones laborales». «La economía crece, los salarios no lo hacen», lamentó.

Por otro lado, CAPSA rechaza rotundamente las declaraciones del secretario de Industria de CC OO, Damián Manzano, quien aseguró que algunos miembros de la dirección cobran en torno al 10% de los beneficios anuales. La compañía se reserva el derecho a emprender acciones legales contra quien así lo afirme.

Fotos

Vídeos