El comité de Acciona teme más despidos la próxima semana

Trabajadores de Acciona, ayer, a las puertas de Arcelor en Avilés. / E. C.
Trabajadores de Acciona, ayer, a las puertas de Arcelor en Avilés. / E. C.

Más de un centenar de personas se concentraron frente a las puertas de Arcelor, para exigirle que cumpla con la carga de trabajo comprometida

AIDA COLLADO GIJÓN.

La plantilla de Acciona teme que si Arcelor no cumple con la carga de trabajo comprometida para su empresa a los tres despidos anunciados la semana pasada se sumen unos cuantos más a lo largo de los próximos días. Hoy finaliza la parada del tren de alambrón y, con estas obras terminadas, una docena de empleados de Acciona se quedará sin cometido y sus puestos de trabajo, en el alero. Por esta razón, más de un centenar de personas se reunieron ayer frente a las puertas de la factoría de Arcelor en Avilés, para exigir a la multinacional que cumpla con la inversión recogida en el acuerdo marco para obras civiles, de la que, según aseguran desde el comité de empresa de Acciona, solo se ha ejecutado -y estamos a mediados de noviembre- «un 20% de los más de seis millones de euros» contemplados para 2017.

Acciona, ya en contacto con la Dirección General de Trabajo del Principado, está dispuesta a celebrar una reunión a tres bandas con los responsables del gigante del acero en Asturias para solucionar el conflicto. Un conflicto que viene de lejos. Cuando Arcelor adjudicó a esta auxiliar el contrato para lo trabajos de mantenimiento y obra civil que hasta entonces realizaba Dragados, comenzaron las movilizaciones para que la nueva adjudicataria se hiciese cargo de los 35 trabajadores que hasta el momento desempeñaban esas funciones. Para que Acciona se comprometiese a la subrogación de los contratos, fue necesario que el gigante del acero se comprometiese a mantener la carga de trabajo necesaria para mantenerlos. Pero, pocos meses después, denunciaban ayer desde el comité de la auxiliar, «lo acordado no se está cumpliendo. Ya se ha echado a tres personas y detrás vendrán más despidos».

A la espera de que se produzca la esperada reunión entre las partes, en la que como ya ocurrió en el pasado intermediaría Trabajo, la plantilla ha convocado seis días de huelga. A la jornada de ayer, se sumará otra hoy, con una nueva concentración en Trasona de 12 a 14 horas. De no alcanzar una solución, la semana que viene y la próxima habrá más movilizaciones. Serán, a la misma hora, los martes y los jueves, días 21, 23, 28 y 30.

No es el único frente que mantiene abierto la industria auxiliar de Arcelor. Aunque los sindicatos han decidido aplazar las protestas hasta mediados de diciembre, confiados en que antes se llegará a un acuerdo, el sector también acumula ya un buen recorrido de protestas por la no aplicación del convenio de montajes y empresas auxiliares. Algunas de las empresas que trabajan para la multinacional están aplicando el del metal, ahorrándose hasta un 20% de los costes salariales que les corresponden.

Volviendo a Acciona, pronto se encontrará con otro problema. La empresa cuenta con un equipo en la planta de Gijón para la construcción de las baterías de cok, al que no podrá mantener si Arcelor no obtiene pronto los permisos pendientes de Ayuntamiento, Principado y Confederación Hidrográfica. De momento, la compañía se mantiene ocupada construyendo una cubierta para que el refractario no se moje cuando finalmente comience su instalación. Pero el trabajo se acaba.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos