UGT esgrime que la inconcreción del fiscal sobre los cursos puede dar lugar a indefensión

UGT esgrime que la inconcreción del fiscal sobre los cursos puede dar lugar a indefensión
José Luis Hidalgo, exgerente de Infastur, y Abel Suárez, secretario de Organización de UGT, a su llegada al juzgado de Instrucción número 4 de Oviedo, donde prestaron declaración. / ÁLEX PIÑA

El secretario de Organización se niega a responder a las otras partes y se limita a explicar el régimen de ayudas «en términos generales»

P. LAMADRID OVIEDO.

«Han pasado tres años, no se ha ampliado la denuncia y ahora dicen que UGT se ha beneficiado. No nos han explicado cómo ni de qué y eso es lo que hemos dicho hoy (por ayer)». El letrado que representa los intereses del sindicato en Asturias, Francisco Alonso, aseguró que cuando la Fiscalía concrete las acusaciones por el caso del presunto fraude en los cursos del formación del sindicato ofrecerán las explicaciones pertinentes. El secretario de Organización de UGT, Abel Suárez, compareció ante el juzgado de Instrucción número 4 de Oviedo a petición del ministerio público, pero solo respondió a las preguntas de su letrado. Negó que el sindicato hubiera cometido irregularidades en la tramitación de las ayudas y realizó una declaración «bastante extensa sobre el funcionamiento general de las subvenciones y sobre la forma en la que están controladas e intervenidas dentro del Principado, que es quien las concede», apuntó el abogado.

Pero no entró «en materia concreta» y justificó esta postura porque «la Fiscalía no hizo concreción alguna sobre irregularidades de UGT en ninguna subvención», destacó Alonso. Dado que ya había declarado en 2015, cuando se presentó la denuncia, consideró que no era pertinente volver a hacerlo sin conocer los presuntos delitos cometidos. Insistió el letrado en que, en la denuncia que desencadenó el caso, solo hay un referencia al sindicato porque la responsable de Infastur, Mónica Menéndez, tenía un cargo en UGT.

Además de Suárez, declararon otras cinco personas, aunque en calidad de testigos. Se trata de cuatro antiguos trabajadores de Iniciativas para la Formación en Asturias (Infastur) y el exresponsable de Instituto de Formación y Estudios Sociales (IFES), José Luis Hidalgo. Sobre este último, el representante legal de UGT subrayó que, en su testimonio, fue «absolutamente incapaz de aclarar nada, se fue por los cerros de Úbeda y no hubo manera de atar cabos con él». Sobre este respecto, el abogado del Observatoriu Ciudadanu Anticorrupción d'Asturies (Ocan), Alberto Suárez, explicó que Hidalgo se ratificó en la versión ofrecida ante la Guardia Civil.

Es decir, que la utilidad de Infastur pasaba por poder gestionar los fondos públicos destinados a la formación de forma autónoma. Los investigadores concluyeron que Infastur era una sociedad instrumental que vendría siendo utilizada por UGT, «en necesaria connivencia con la delegación territorial de IFES, para financiarse de modo supuestamente ilícito a partir de la facturación de importantes sobrecostes a IFES en concepto de 'alquiler de dotación y equipamiento de aulas'». Precisamente la Fiscalía llamó a declarar a cinco antiguos trabajadores de ambas entidades por sus sospechas sobre el local que utilizaba Infastur para impartir cursos en Navia, según el abogado de Ocan. «Había trabajadores que, en teoría, eran de Infastur y realmente trabajaban para Unigem porque declararon que Infastur casi no tenía actividad en el periodo investigado», apuntó. María Jesús Fernández, María José Díaz, Isabel María Gallego y Noemí Pastur González dijeron que no percibieron irregularidades. Las declaraciones continuarán hoy con la presencia de un portavoz de IFES.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos