Una mujer en Asturias debe trabajar 96 días más que un hombre para ganar lo mismo

Ana María Rodríguez Fernández, Darío Díaz Álvarez, Almudena Cueto Sánchez y Adelia García González. / M. R.Gráfico
Ana María Rodríguez Fernández, Darío Díaz Álvarez, Almudena Cueto Sánchez y Adelia García González. / M. R.

El último informe de CC OO sobre el mercado laboral eleva la brecha al 38%; en el Principado solo ha habido siete denuncias

Ana Moriyón
ANA MORIYÓNGijón

Una mujer en Asturias debe trabajar 96 días más que un hombre para ganar lo mismo. El llamativo dato lo planteaba ayer la responsable de Igualdad de CC OO de Asturias, Ana María Rodríguez Fernández, durante la presentación del informe 'Las mujeres en el mercado laboral asturiano' que el sindicato viene elaborando desde 1990, y que permite a la central que lidera José Manuel Zapico alertar de que la desigualdad laboral entre hombres y mujeres en el Principado no solo no cesa, sino que «persiste» en el tiempo.

El documento, que se sustenta en datos de 2017, revela que el salario medio por hora de las trabajadoras asturianas es un 26,3% inferior al de los hombres, una brecha que se ha reducido casi dos puntos y medio entre 2012 y 2015. Sin embargo, el mayor número de horas trabajadas anualmente por la población masculina hace que los ingresos anuales de los varones sean un 38% superiores a los de las mujeres, un porcentaje que se mantiene en los últimos años. «Durante la crisis económica la brecha se atenuó un poco, pero no porque las mujeres estuvieran cobrando más, sino porque durante esos años de precariedad el trabajo de los hombres empeoró y por lo tanto la diferencia disminuyó», puntualizó la responsable de Igualdad. Rodríguez advirtió también de que el hecho de que los ingresos anuales más bajos se registren en sectores claramente feminizados, como el sector servicios, no hace más que ahondar en la herida.

Esta lacra afecta a todo el territorio nacional, pero especialmente a nuestra comunidad. Asturias presenta la brecha salarial más amplia por comunidades, entre otros motivos, según recoge el documento, porque el salario medio por hora de las trabajadoras es inferior al de las españolas, cuando entre los varones ocurre lo contrario, de manera que la brecha en función del salario medio por hora es más amplia que a nivel estatal, donde se sitúa en el 16,2%. Esto es, diez puntos de diferencia.

Para acabar con esta situación, el Principado a través del Instituto Asturiano de la Mujer, en colaboración con la Inspección de Trabajo, la patronal y los sindicatos, puso en marcha en noviembre de 2016 una ventanilla para el registro de denuncias anónimas en el marco de la estrategia asturiana contra la brecha salarial. Desde entonces, se han registrado siete. Una cifra que la propia directora general del Instituto Asturiano de la Mujer, Almudena Cueto Sánchez, reconoció «modesta» y achacó al «miedo» que existe entre las afectadas a sufrir represalias por parte de las empresas. De ahí que en la jornada celebrada ayer en CC OO se incidiera en que la ventanilla única garantiza el anonimato de la denunciante y permite al Principado actuar de oficio. «Todavía no hemos despuntado. Tenemos que seguir trabajando para que esas mujeres que se sienten discriminadas en el mundo laboral vean nuestro apoyo», subrayó Cueto.

Techo de cristal

La jefa de inspección de Trabajo y Seguridad Social del Principado, Adelia García González, comentó que las únicas denuncias registradas hasta la fecha en materia de brecha salarial corresponden a las formuladas a través de la ventanilla, si bien reconoció que empiezan a llegar otro tipo de denuncias vinculadas a derechos en materia de conciliación de la vida laboral y personal. La inspectora explicó que su departamento reclama a las empresas denunciadas el salario de todos los trabajadores y trata de acreditar que existe esta discriminación, ya no de forma directa, sino indirecta. Es decir, aquella que se sustenta mediante complementos o gratificaciones que se pagan fundamentalmente a hombres sin razón objetiva o se pagan en cuantía distinta a las mujeres. «Si comprobamos la presencia de discriminación, a parte de la sanción, remitimos este tipo de situaciones al juzgado actuando de oficio sin que la trabajadora tenga que presentar ningún tipo de denuncia», declaró. De las siete denuncias registradas por la ventanilla hasta la fecha, la más avanzada corresponde a una empresa del sector comercio en la que se ha observado la existencia de un techo de cristal que dificulta el ascenso de las mujeres, mientras que en el resto de los casos se han detectado discriminaciones por sexo, pero no en material salarial.

El secretario general de CC OO, José Manuel Zapico, recriminó en la clausura de la jornada que «el crecimiento no está siendo sinónimo de justicia social, porque no hay una redistribución de la riqueza, y las mujeres están siendo particularmente perjudicadas». De ahí que desde el sindicato se dé prioridad a la ley de igualdad salarial y la extensión de los planes de igualdad en empresas de más de 50 trabajadores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos