«Han pasado ya 25 años, pero la Marcha de Hierro sigue activa»

José María Urbano, José Ramón Laso, Elías Cueto, Nicomedes Sánchez y Toxo. / MARIETA
José María Urbano, José Ramón Laso, Elías Cueto, Nicomedes Sánchez y Toxo. / MARIETA

CC OO pide a los jóvenes que sigan el ejemplo de los trabajadores de Ensidesa que hace un cuarto de siglo protagonizaron «un hito en la lucha obrera»

DANIEL FERNÁNDEZ AVILÉS.

Era un día como el de ayer, primaveral. Tenía que ser un sábado cualquiera en Madrid, pero aquel 26 de octubre de 1992 forma partede la historia del movimiento obrero asturiano y del resto del país. Porque aquel día, y después de 18 jornadas de dura caminata, llegaba a la capital de España la Marcha de Hierro. Fue el nombre con el que se bautizó aquel movimiento iniciado por los trabajadores de la entonces empresa pública Ensidesa -hoy ArcelorMittal- y Altos Hornos de Vizcaya contra el plan de reconversión industrial del Gobierno central, que contemplaba el despido de 10.000 empleados en todo el país. «Ha pasado un cuarto de siglo, pero vuestra marcha sigue hoy muy activa», dijo el secretario general de CC OO en Asturias, José Manuel Zapico.

Este sindicato homenajeó ayer a los trabajadores de la antigua Ensidesa y de las empresas auxiliares que participaron en aquella marcha. Y lo hizo con una mesa redonda celebrada en el palacio de Camposagrado, en Avilés, en el que afloraron los recuerdos y emociones de aquel «hito histórico». El acto consistió en una mesa redonda, moderado por Elías Cueto, en la que participaron Ignacio Fernández Toxo, ex secretario general de CC OO; Nicomedes Sánchez Izquierdo, responsable por aquel entonces de la industria auxiliar; José Ramón Laso Castaño, ex secretario de Siderurgia de la Federación Minerometalúrgica de CCOO y José María Urbano, jefe de redacción del diario EL COMERCIO-LA VOZ DE AVILÉS, quien hace un cuarto de siglo relató para nuestro diario en primera persona la Marcha del Hierro.

La protesta a pie a Madrid arrancó el 9 de octubre de 1992 desde Oviedo. En ella participaron 238 hombres y dos mujeres, trabajadores de la entonces Ensidesa y de empresas auxiliares. Llegó a su destino 18 días después, tras unirse con la columna procedente del País Vasco, para protestar ante el Ministerio de Industria contra el plan de competitividad que, en medio de la reconversión industrial, redujo el sector de forma considerable. Altos Hornos de Vizcaya quedó desmantelada y la plantilla de la siderurgia se redujo en 10.000 trabajadores. La Marcha de Hierro impidió, sin embargo, gracias a los llamados 'acuerdos de Oviedo', que el ajuste laboral fuera más duro, a costa de invertir importantes fondos para el saneamiento de la empresa resultante de la fusión entre AHV y Ensidesa y permitió a la siderurgia española entrar en una etapa de futuro.

«Gracias a vosotros hoy podemos disfrutar de una empresa como ArcelorMittal, con un plan de siderurgia integral que da empleo y da futuro a una comarca como Avilés y a la región», dijo ayer Zapico. Es por ello por lo que secretario general de CC OO en Asturias puso a los trabajadores que participaron en la Marcha de Hierro como «modelo a seguir por los jóvenes». A ellos les pide que sigan su ejemplo «para poder vivir y trabajar en Asturias en el futuro, a través de la defensa de los intereses de la clase trabajadora».

Ángel Guido participó en la Marcha de Hierro. Era miembro del comitñe de empresa de Ensidesa y ayer, mientras observaba alguna de las fotos de una exposición sobre aquel movimiento instalada en el palacio de Camposagrado. «No conseguimos todo lo que queríamos, pero hemos conseguido que se mantuviera la siderurgia integral en Asturias hoy en día», recordaba.

Fotos

Vídeos