«Un soldador cualificado no va a regresar si en Francia o Alemania cobra el doble que en Asturias»

«Un soldador cualificado no va a regresar si en Francia o Alemania cobra el doble que en Asturias»

Los profesionales del metal piden un contrato estable para atraer el talento

SUSANA BAQUEDANO GIJÓN.

«Estamos encantados con que haya trabajo en Asturias, pero no vemos que repercuta ni en los salarios ni en la calidad de los contratos. Si se necesitan profesionales del metal, o bien retornan los que se fueron a empresas del exterior durante la crisis o se trae mano de obra extranjera. Pero nadie va a venir al Principado con un contrato de fin de obra, que puede durar dos o tres meses, cuando, además, en otro país está cobrando el doble». Con esta reflexión, Rubén Penas, presidente de la Asociación de Profesionales del Metal en España (Asprometal), respondía ayer a la reivindicación de Fade, cuyo presidente, Belarmino Feito, reivindicaba, el día anterior, «medidas urgentes» ante la falta de mano de obra cualificada en la región.

Este debate sobre la falta de personal cualificado no es nuevo, ni en Asturias ni en otros puntos del territorio español. «En Vigo ocurrió hace un par de meses, con el repunte del sector de la construcción naval, y hace un año en Sevilla y Cádiz. Es recurrente, pero nosotros siempre vemos el mismo problema de fondo: los empresarios quiere pagar poco y sin garantías. Se ofrecen contratos temporales por obra y servicio, algunos incluso de una semana de duración, como es el caso de una subcontrata asturiana de la siderurgia, y así no se puede vivir y mantener a una famili», critica Penas. A su juicio, «lo lógico sería que, tras una prueba de un mes, hubiera garantías de futuro, al menos para un año». Estabilidad, pero también un salario equiparable con los sueldos de otros países europeos. «Un soldador cualificado cobra aquí una media de 1.500 euros, mientras que en Francia, Alemania y Bélgica pagan 3.000 euros», apunta.

Un 2% de ofertas de Asturias

El presidente de Asprometal, asociación española que representa a trabajadores del montaje, del naval, de mantenimiento, talleres y, en general de todas las profesiones vinculadas con la industria pesada, considera que, hoy en día, no existe falta de mano de obra en Asturias. Y aporta datos: de las 850 ofertas de empleo recibidas por la asociación en lo que va de año, solo un 2% proceden de empresas del metal de Asturias.

Pero el presidente de Fade cree que el problema está por llegar. En la jornada que Fade y Marsh celebraron anteayer sobre el Informe Económico de Davos, Feito expuso algunos datos que ponen de relieve el envejecimiento de la población y la falta de relevo generacional: «en 2008 (justo al inicio de la crisis) Asturias contaba con 333.000 personas en edades con mayor participación en el mercado laboral (entre 31 y 50 años). Por aquel entonces, ya había dificultades para cubrir determinados empleos, sobre todo en el sector industrial. La previsión es que, en el año 2020, esta cifra se vea reducida en un 14% (casi 50.000 personas menos). Si en 2008 había en Asturias 167.000 jóvenes de entre 18 y 30 años, en el año 2020 se prevé que sean 65 mil menos (casi un 40% menos)».

Una de las propuestas de la patronal asturiana es la adecuación de la oferta formativa a la demanda del mercado de trabajo en la comisión de Educación y Cultura de la Junta General, donde sindicatos, asociaciones del sector y los empresarios de la región han abordado el Plan Regional de Asturias de Formación Profesional 2017-2018. Asprometal aplaude la FP dual, pero advierte de que «los chavales necesitan rodaje para ser grandes expertos».

La intención de Fade es elaborar un estudio para conocer las necesidades formativas de las empresas (empezando por los sectores metalmecánico y TIC) y anticiparse así al desajuste, que se agudizará en los próximos años, entre oferta y demanda de mano de obra cualificada. De forma paralela, abordará un plan de acción conjunta con el Principado para corregir ese desfase.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos