Sindicatos y auxiliares de Arcelor avanzan en la solución del conflicto por el convenio

La concentración del pasado lunes, a la entrada de la factoría. /  MARIETA
La concentración del pasado lunes, a la entrada de la factoría. / MARIETA

Tildan el encuentro celebrado ayer de «positivo», aunque aún queda por resolver parte de los casos de los 180 trabajadores inicialmente afectados

A. COLLADO GIJÓN.

Los sindicatos que representan a los trabajadores de las empresas auxiliares de ArcelorMittal en Asturias tienen muy clara una premisa. La decisión de algunas de estas compañías de no aplicar el convenio de montajes y auxiliares (aprobado en 2016) y emplear en su lugar las condiciones que recoge el convenio del metal, no afectaba a la gran mayoría de los 3.000 trabajadores con los que cuenta la industria auxiliar en la región. Solo condicionaba a unos 180 empleados, que hasta ahora han estado perdiendo un 20% de los emolumentos que les corresponden, pero los representantes de la plantilla siempre han advertido de que no iban a dejarles en la estacada. Ayer se celebró la primera reunión entre las auxiliares y las centrales sindicales, en la que ArcelorMittal actuó como mediador. Y las impresiones, dijeron tras el encuentro, fueron «positivas».

De hecho, Arcelor coincidió con los trabajadores en que muchas de las empresas implicadas en el conflicto estaban en la obligación de aplicar a su plantilla el convenio de montajes. No obstante, difirió con los sindicatos en el caso de unas pocas compañías, que a criterio de la multinacional no están obligadas a acogerse a dicho documento. Parece que, de este modo, queda solucionado el conflicto para la mayoría de los casos, «aunque tendremos que seguir trabajando para buscar una solución global y no parcial», informó ayer el responsable del sector de auxiliares de CC OO Industria, Antonio Lueje.

De no alcanzar un pacto para todos los trabajadores, los sindicatos pasarán a movilizaciones más intensas que las convocadas hasta el momento, que solo llamaban a los delegados sindicales y miembros de los comités a concentrarse frente a las puertas de la multinacional. La última de estas convocatorias se celebrará mañana, a las 13 horas, a la entrada de la planta en Gijón. «Si no conseguimos llegar a un acuerdo para solucionar la situación, el lunes ya apretaremos la marcha y nos plantearemos la convocatoria de movilizaciones de más nivel», adelantó Lueje.

Fotos

Vídeos