El SOMA pide a Pepe Álvarez que medie con MCA y plantea desvincularse de UGT

Afiliados del SOMA, ayer, durante la asamblea general extraordinaria celebrada en la Casa de Cultura de Mieres. / E. C.
Afiliados del SOMA, ayer, durante la asamblea general extraordinaria celebrada en la Casa de Cultura de Mieres. / E. C.

Los delegados del sindicato minero darán plantón a los de Metal, Construcción y Afines en el congreso constituyente convocado para su fusión

NOELIA A. ERAUSQUIN GIJÓN.

No habrá matrimonio entre SOMA-Fitag y MCA (Metal, Construcción y Afines), al menos de momento, y eso que la fecha de la fusión estaba fijada para mañana, 10 de noviembre, en un congreso constituyente convocado en verano con el objetivo de acelerar las negociaciones entre las partes en Asturias, la única comunidad en la que no se ha completado el proceso de fusiones de UGT. Sin embargo, prácticamente agotados los plazos, no se ha llegado a un acuerdo y un pacto de última hora parece imposible.

El sindicato minero celebró ayer en la Casa de Cultura de Mieres una asamblea extraordinaria de afiliados en la que se decidió no acudir al congreso constituyente. Esto implicará su celebración solo con los delegados de MCA. Además, también se acordó pedir la mediación del secretario general de UGT, Pepe Álvarez, en las negociaciones y de no lograrse un acuerdo, el SOMA se plantea romper con UGT. Para ello, «habría que poner en marcha una comisión que permita una desvinculación negociada, tanto en relación a las personas como al patrimonio», subrayó ayer el secretario general del sindicato minero, José Luis Alperi.

Entre los puntos de fricción entre MCA y el SOMA se encuentran el reparto de los órganos de dirección -MCA cuenta con mayoría de delegados, 82 frente a 58, y podría imponer su lista-, la ubicación de la sede, los asalariados en la ejecutiva e incluso el nombre que tendría la nueva macrofederación, la más grande de Asturias, con 22.000 afiliados, más de la mitad de los 40.000 con los que cuenta UGT en la región. El SOMA no está dispuesto a que sus siglas desaparezcan o se difuminen en el nuevo nombre que a nivel estatal y en el resto de comunidades autónomas ha pasado a ser Federación de Industria, Construcción y Agro (FICA). También existe una manera diferente de hacer política sindical que complica el acuerdo.

Desde MCA se asegura que la ausencia de los delegados del SOMA no les impedirá seguir adelante y que, si existe 'quorum' entre sus representantes, la federación se constituirá igualmente. Alperi, sin embargo, advierte de que hay un vacío en los estatutos y pide a Pepe Álvarez que interprete si debe haber 'quorum' en cada una de las federaciones o en el total, ya que con la mayoría de MCA esta federación siempre lo tendría garantizado. Además, apela a la necesidad de respetar la voluntariedad y el consenso que debe imperar en UGT y no «la imposición de una absorción».

En el SOMA existe un gran malestar con la ejecutiva confederal, a la que acusan de inhibirse, y con MCA, federación a la que censuran que no quiera negociar y así emplear el rodillo de su mayoría para restarles peso en la nueva federación. Insisten también en que el sindicato minero no es una federación cualquiera, sino un sindicato dentro de otro, ya que tiene personalidad jurídica independiente, un importante patrimonio y cuenta, además, con una historia propia. De hecho, de abandonar UGT, sería solo el SOMA quien lo hiciera, no la parte de Fitag, dado que fue quien se vinculó a UGT en 1911. Por su parte, desde MCA se acusa al SOMA de querer ocupar en la nueva federación una posición sobredimensionada.

La mediación de Pepe Álvarez puede ser complicada. La falta de entendimiento con el SOMA se remonta a antes de ser secretario general. Durante la campaña se marcó como prioridad adelgazar la estructura de la central y pasar de seis a tres federaciones, lo que desató las críticas en el sindicato minero. De hecho, este apoyó como candidato a su contrincante, Miguel Ángel Cilleros, que perdió por solo 17 votos frente a Álvarez -obtuvo el 48,9% de los votos-.

Fotos

Vídeos