Los trabajadores de Tedesa quieren que Duro les recoloque en sus filiales

Los trabajadores mantuvieron un encuentro en la compañía para definir su plan.
Los trabajadores mantuvieron un encuentro en la compañía para definir su plan. / DANIEL MORA

La plantilla iniciará la próxima semana concentraciones para evitar los despidos propuestos por la compañía

CAROLINA GARCÍA SILVOTA (LLANERA).

Fidel Plata lleva 39 años trabajando para el grupo Duro Felguera. Llegó con 22 años a la compañía y ocho después lo trasladaron a Tedesa (Técnicas de Entibación S. A.). Hoy en día, de él y del equipo que lidera depende el funcionamiento de todas las máquinas que tiene el taller. Es el jefe de mantenimiento. Hasta ahora, nunca había padecido desde dentro un conflicto laboral. Las protestas por falta de 'feeling' entre la dirección y los trabajadores eran cosa de otras filiales del grupo. A sus cerca de 61 años reconoce que vive una situación que le desconcierta. Hace unos días Tedesa anunció un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para los 38 trabajadores del taller. «Lo llevo mal», cuenta. Aunque sabe que hay otros compañeros para los que quedarse sin empleo les complica aún más la vida. «Pienso que entre la indemnización y los dos años de paro puedo tirar hacia delante».

Peor, por edad, lo tiene Arantxa G. Varea. Es delineante y forma parte del equipo de control de calidad. Tiene 42 años y se incorporó al grupo tras un curso de calderería en el año 1999. Confiesa que aún no ha tenido tiempo para pensar cómo se dibuja su futuro. En realidad, aún no es muy consciente de la situación. Es una de las delegadas del comité de empresa, así que conoce muy bien el transfondo de la situación. «No lo tengo nada asumido. No sé si tiemblo de miedo, o de frío. La situación me desborda», reconoce. Y es que Varea, como el resto de los trabajadores, piensa todo contrario de lo que defiende Tedesa. La opinión es unánime y coinciden en que la compañía es viable. «Tiene amplios beneficios», salvo este último ejercicio, que acumuló pérdidas. Pero no porque no haya trabajo, sino «porque no quieren que trabajemos. Tedesa siempre ha sido la reina de la corona del grupo. Defendemos trabajar».

Para conseguirlo han decidido que no se van a quedar de brazos cruzados. Quieren luchar por mantener su trabajo y por la empresa. Ayer, los empleados, tras la reunión en la sede, decidieron iniciar movilizaciones. Comenzarán la próxima semana. Su idea es cortar el tráfico en el polígono y concentrarse en la sede. Cuando comience la negociación con la empresa tienen clara su postura: si no hay más opción, luchar por buscar recolocaciones en otras filiales del grupo de Duro Felguera.

¿Qué ha ocurrido para que Tedesa se vea en esta situación? Lo tienen muy claro. Llevan un año viendo cómo la empresa «no compra material para asumir los pedidos (cada seis meses venía un barco cargado desde Bulgaria), utiliza material de más alta calidad y lo vende a un precio muy inferior provocando importantes pérdidas, y rechaza pedidos internacionales cuando es una de las vías más importantes de expansión».

Fotos

Vídeos