UGT anima en sus premios a un Primero de Mayo «cargado de reivindicaciones»

Lidia Lorenzo y Patricia García Cobo, de DXC Technology; el secretario general de UGT, Pepe Álvarez; los premiados Josefina González y Luis Ángel Campomanes; el presidente del Principado, Javier Fernández; el Padre Ángel y el líder de UGT en Asturias, Javier Fernández Lanero. / Álex Piña

Los líderes del sindicato cargaron ayer contra las escasas subidas salariales y de pensiones, la falta de igualdad y la sentencia de 'La Manada'

Noelia A. Erausquin
NOELIA A. ERAUSQUINGijón

La entrega de los Premios Primero de Mayo que UGT Asturias concede desde hace 22 años suelen servir de prolegómeno a la manifestación convocada para ese día, pero ayer ese preámbulo fue más allá y sirvió de llamamiento para unir fuerzas y reivindicaciones muy distintas en una manifestación que, en esta ocasión, tendrá lugar en Langreo. Mejores condiciones laborales, mayores salarios, la revalorización de las pensiones y la igualdad son los ejes en los que se centran las consignas de este año, resumidas en el lema 'Tiempo de ganar', con las que UGT y CCOO aspiran a convocar una protesta «masiva», heredera de las que se vienen sucediendo en los últimos meses, desde las de los pensionistas a las de la sentencia del juicio de 'La Manada', pasando por las del 8 de marzo.

«El Primero de Mayo viene cargado de movilizaciones», destacó el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, que considera que las que se están sucediendo «son las más importantes de los últimos cinco o seis años» y, además, «están dando resultado». «Hemos sido capaces de cambiar la política de presupuestos del Gobierno», presumió el líder sindical, que puso el foco en la necesidad de subir los sueldos y hacer de los 1.000 euros el salario mínimo de los convenios, que necesita «una estirada propia» y no porcentual, una medida que no considera negociable. «La CEOE tiene que ser consciente de que no se va a ir de rositas si no hay acuerdo», avisó sobre la negociación colectiva, para insistir en que el objetivo «no es hacer una huelga general, sino recuperar los derechos».

Padre Ángel

Los Premios Primero de Mayo sirven para reconocer el trabajo desarrollado por personas o colectivos en favor de la solidaridad, la libertad, el progreso y el bienestar social. Este año, la Insignia de Oro recayó en el Padre Ángel, fundador de Mensajeros de la Paz, por su trabajo por la mejora de las condiciones de vida de las personas más desfavorecidas. Este sacerdote diocesano mierense recordó sus primeros contactos con la lucha obrera de niño o cómo paseaba cerca del edificio de UGT como seminarista y que solo entró en él para despedirse del histórico sindicalista Manuel Fernández 'Lito' en su capilla ardiente.

Su regreso ayer a la sede ugetista fue mucho más agradable. Agradeció «de corazón» el premio, que bromeó con empeñar. «Que no se ilusionen los sintecho de San Antón», dijo, por los «pocos gramos de oro» de un galardón que quiso compartir con los cooperantes. Tuvo, además, palabras de cariño para el presidente del Principado, Javier Fernández, presente en el acto, al que valoró su capacidad para «coser y descoser». «Donde estés seguiremos estando contigo», señaló, lo que desencadenó el aplauso de los asistentes, entre los que estaban el secretario general de la FSA, Adrián Barbón, el presidente de la Junta, Pedro Sanjurjo, y varios consejeros del Gobierno regional.

El jurado de los premios otorgó, además, las distinciones de plata a Luis Ángel Campomanes (a la labor sindical de base), que entre 2000 y 2017 fue secretario del sector de Administración Local; a Josefina González (al trabajo sindical), afiliada desde 1979 y una de las primeras trabajadoras del sindicato, y a la sección sindical con labor más destacada en el último año a la de UGT en DXC Technology, antigua CSC, creada en 2015 en un sector muy poco sindicalizado. Una de sus miembros, Patricia García Cobo, protagonizó en el escenario uno de los momentos más emotivos del acto, al dedicar el galardón «a los millones de mujeres que inundaron las calles el 8 de marzo» y, en especial, «a ti, la víctima de 'La Manada'».

Precisamente, las críticas al fallo de la Audiencia de Navarra impregnaron buena parte de la ceremonia de entrega. Así, antes de su inicio, Pepe Álvarez ya criticó duramente la sentencia y pidió a los jueces más formación y que sean conscientes de que «la sociedad no está dispuesta a tolerar esta situación», y durante su discurso, el secretario general de UGT en Asturias, Javier Fernández Lanero, pidió no tener «manadas bajo el paraguas de una Justicia retrógrada». Asimismo, el alcalde de Oviedo, Wenceslao López, y el premiado Luis Ángel Campomanes recordaron a la víctima.

Por su parte, el presidente del Principado, Javier Fernández, que también intervino, reivindicó la socialdemocracia como la única opción política para armonizar el crecimiento, el desarrollo social y la democracia política; cargó contra la izquierda nacionalista, capaz de «poner en riesgo» el Estado de bienestar; y censuró al Gobierno del PP, al que «nadie obligó a realizar la reforma laboral» y al que pidió poner coto a la precariedad. «Podemos hablar de una recuperación técnica, pero no real», señaló, para recordar que los ingresos fiscales de España se encuentran 7,4 puntos por debajo de los de la eurozona y abogar por lograr más recursos públicos para su redistribución.

Además, insistió en augurar que Asturias, sin las térmicas, se vería abocada a una nueva reconversión, recordó los intereses empresariales y nacionales que hay tras las decisiones de cierre y defendió que el futuro de las pensiones pasa por un incremento de la productividad y no tanto por la tasa de actividad o la demografía.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos