«La verdadera amenaza es acomodarse y preferir vender en León que en Lyon»

Teresa Vigón, en el paseo de Begoña, en Gijón, poco antes de iniciar la entrevista. / PALOMA UCHA
Teresa Vigón, en el paseo de Begoña, en Gijón, poco antes de iniciar la entrevista. / PALOMA UCHA

Teresa Vigón, directora de la Sociedad de Promoción Exterior del Principado (Asturex): «A cierre de 2017 Asturias habrá exportado más de 4.000 millones de euros, y casi el 47% de esas ventas se hacen ya fuera de Europa»

SUSANA BAQUEDANO GIJÓN.

Viste con una media de cada color, una rosa y otra azul, aunque solo se le ven si se remanga el pantalón. «¿Te habías fijado? Hay que distinguirse en algo para que te recuerde». Uno de sus lemas es «trabajar mucho, pero siempre riendo». Y Teresa Vigón lo aplica a su vida diaria. Por la cabeza de esta ovetense de 62 primaveras que en abril cumplirá su primer año como directora de la Sociedad de Promoción Exterior del Principado de Asturias (Asturex), bullen una idea tras otra. Inquieta, inteligente y audaz, transmite su pasión por un trabajo que considera «un verdadero lujo, porque hago lo que me gusta». Y lo que conoce muy bien, gracias a sus 35 años de experiencia en internacionalización de empresas.

-Ha trabajado para la Cámara de Comercio de Oviedo, para el ICEX y para la compañía Futuver. ¿Dónde se siente más cómoda?

-Ahora, pero después de haber pasado por el otro lado. Es muy importante conocer las empresas para trabajar en la Administración. Agradezco muchísimo la oportunidad de oro de haber trabajado con Futuver, que me permitió vivir en el extranjero, conocer de verdad otras culturas y aprender a ser mucho más tolerante. Viví siete años en México y dos años en Panamá, que era la base de operaciones para moverme por América Latina.

-Es obvio que le apasiona viajar.

-Siempre disfruté viajando y sigo disfrutando.

-Algún destino turístico...

-Volvería a la India. Siempre he dicho que México e India son muchos países dentro de uno solo. Hay infinidad de mundos por conocer.

-Exportaciones asturianas. Haga balance de 2017.

-Si en todo el año 2016 las exportaciones asturianas alcanzaron los 3.497 millones de euros, en octubre de 2017 ya se lograron 3.500 millones, con lo que al cierre del ejercicio se habrán superado fácilmente los 4.000 millones. A fecha del pasado mes de octubre, las ventas al exterior crecieron un 13,5% respecto al mismo periodo del año anterior, mientras que las importaciones disminuyeron un 16,1%, así que se registró un superávit de 58,6 millones.

-¿Destinos?

-Hay un dato muy bueno, que refleja una importante diversificación. Europa concentraba antes cerca del 70% de las exportaciones y ahora ese porcentaje es del 53,1%. Las ventas a terceros países se han incrementado un 43,5%. Europa tiene mercados maduros y muy saturados y hemos sido capaces de buscarnos la vida y encontrarla en otros mercados más complejos, como Estados Unidos.

-¿Pese a Trump?

-Bueno, las consecuencias de su Gobierno se verán más adelant, y espero que siga siendo pese a Trump.

El metal acapara el 65%

-Se suele escuchar que las empresas que exportan son siempre las mismas. ¿Ha cambiado algo?

-Actualmente exportan unas 2.000 empresas, de las que 500 son regulares, es decir, que llevan más de cuatro años vendiendo al exterior. Las diez primeras exportan el 50% del total, pero es que hay otras 1.990 que también lo hacen. Hay un dato muy interesante que confirma que cada vez exportan más empresas. En 2006, exportaron 1.064 empresas y sus ventas sumaron 3.151 millones. Diez años después, el doble de compañías exportaron 350 millones más. Las grandes empresas siguen haciendo las grandes cifras, pero en diez años se ha duplicado el número de exportadores y de operaciones, y eso es importante.

-Por sectores, nos volvemos a encontrar con el metal a la cabeza.

-Sí, el metal exporta el 65% del total. Hay un dato curioso, que son las entregas de barcos. Las exportaciones suelen oscilar entre 250 y 300 millones mensuales, pero el mes que se vende un barco, las cifras alcanzan los 500 millones, y Armón y Gondán están trabajando mucho.

-¿Algún sector que se haya animado a la venta al exterior?

-Pues el de bienes de consumo se está animando. Por ejemplo, hay gente que hace unos bolsos maravillosos. Estuvieron estas navidades en Londres con un 'Pop Art' y ya los venden en Harrods. Y luego está el mundo de los tecnólogos, que son muy buenos. No está nada mal que una empresa asturiana venda robots en China, ¿no? Y hay otros profesionales que son muy buenos desarrolladores de soluciones tecnológicas, lo que se llama ahora habilitadores tecnológicos.

-¿Pinta bien 2018?

-Sí, pinta bien. En cuanto a cifras de exportación, debería ser un año bueno. El relevo generacional ayuda a impular las exportaciones. Antes era difícil convencer a los empresarios de las bondades de la promoción exterior, pero ahora te encuentras en las industrias tradicionales con jóvenes que diseñan el producto, lo desarrollan y lo venden. Son las segundas generaciones las que impulsan las exportaciones. También se nota que las hemos pasado canutas y que ha habido que salir fuera para diversificar el riesgo. No es que fuera conveniente exportar, es que era necesario. Y ahora es también el momento de salir, de prepararse para cuando vuelvan a venir mal dadas.

-¿Qué proyectos tiene para Asturex?

-Hemos aprobado más de diez iniciativas nuevas y tres líneas de actuación. La primera consistiría en personalizar cada empresa. Tenemos que ser proactivos, salir a buscar a las empresas y conocer sus necesidades. Vamos a hacer un estudio de necesidades. Este año tenemos previsto visitar más de 250 empresas. La segunda actuación es la digitalización de Asturex. No podemos seguir utilizando los medios de promoción del siglo XX. El mundo se mueve y Youtube, por ejemplo, es hoy un buen un canal de exportación. La tercera 'pata' sería ayudar a que las empresas de tamaños similares cooperen y salgan al exterior en consorcios o plataformas. En abril iremos a la feria industrial de Hannover para demostrar al mundo la potencialidad de Asturias, como lugar donde se fabrica muy bien.

-Pero hace falta venderlo muy bien también.

-Así es, aún nos falta una vuelta de tuerca para venderlo bien. En el extranjero alucinan con nuestros dos puertos, nuestras grandes empresas, la Fundación ITMA... Estamos montando también un área de licitaciones internacionales, para que se conozca la información y ayudar a los empresarios. Es importante anticiparse a esas licitaciones. Hay que focalizar tres o cuatro países.

-¿Hacia qué países están mirando?

-Hacia países de Europa y de América Latina. Asturex cuenta con 80 colaboradores que cubren 77 países, aunque en alguno de ellos tenemos más de un colaborador homologado.

-El proteccionismo está reñido con la internacionalización, pero ahí está el 'Brexit', Trump...

-El proteccionismo es una de las amenazas internacionales, pero no creo que los mercados dejen establecer medidas proteccionistas. Me preocupa más y es más peligroso acomodarse y centrarse en el mercado interno, porque es más fácil vender en León que en Lyon. Esa es la verdadera amenaza.

-¿Qué mínima salud financiera debe tener una empresa para exportar?

-Hay que tener la capacidad de apuntalar la inversión que se haga. Exportar no es solo tirar la caña y pescar, hay que dedicar seis meses a conocer muy bien qué quieres vender y otros seis meses a conseguir venderlo.

-¿Son suficientes las medidas arancelarias de la UE para evitar la amenaza de los países asiáticos?

-Hay que confiar que las medidas de la UE sean suficientes. De todas maneras, son mercados muy exigentes y aunque el precio es importante, la calidad y fiabilidad lo son también.

-¿El inglés es aún hoy en día una de las mayores trabas para exportar?

-Cada vez lo es menos. Los jóvenes están hoy muy preparados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos