El Comercio
Elecciones Generales 26-J

Posibles pactos: ¿Quién gobernará?

  • La repetición de las elecciones deja sin despejar la misma incógnita que hace seis meses

La fotografía se parece a la del 20 de diciembre aunque se ha movido hacia la derecha. El PP más Ciudadanos alcanzan los 169 escaños, a siete de la mayoría absoluta, con lo que no sería suficiente para gobernar.

PSOE más Unidos Podemos se quedan en los 156. Misma situación. La derecha suma seis diputados más que hace seis meses, y la izquierda, cinco menos. Así, lo que queda el día después de la cita electoral es un escenario en el que los pactos vuelven a ser los protagonistas, e igual de difíciles, porque ninguna suma natural alcanza la mayoría en el Congreso.

Rajoy tiene más razones que nunca para reclamar un nuevo mandato porque su victoria ha sido incontestable, 14 diputados más que el 20 de diciembre. Y así lo ha hecho. Tras conocerse el resultado, pidió “respeto” para su partido y reclamó “el derecho a Gobernar”. Tiene, sin embargo, un problema que ‘a priori’ no es menor porque va a necesitar a los socialistas. El PSOE, de entrada, ha dicho que no a Rajoy. Lo dijo Pedro Sánchez alto y claro y en una entrevista realizada por este diario durante la campaña. “Ni habrá gran coalición ni Iglesias”, pero habrá que ver lo que pasa en las negociaciones con la espada de Damocles de unas nuevas elecciones. Además, el pacto de la izquierda es una raya en el agua, es insuficiente salvo que se incorporen las fuerzas nacionalistas e independentistas, unas amistades con las que Sánchez no quiere saber nada. La gran coalición, en alguna de sus variantes -con el voto a favor o la abstención en la investidura-, vuelve a perfilarse en lontananza, pero el PSOE ya ha dicho que no. Las opciones están claras: o la abstención permite a Rajoy gobernar en minoría o hay una alianza con los independentistas o España vivirá unas terceras elecciones. Tras los seis meses de desgobierno, de pactos frustrados y de una repetición de elecciones, con su campaña incluida, la incógnita sigue viva. ¿Quién gobernará?