El Comercio
Elecciones Generales 26-J

Rajoy y Sánchez rechazan la negociación a tres propuesta por Rivera

vídeo

Albert Rivera y Mariano Rajoy, duranteuna reunión en octubre. / Efe | Vídeo: Atlas

  • pactos postelectorales

  • El líder del PP abrirá una ronda de diálogo con todos los partidos y el del PSOE cede la iniciativa al presidente en funciones.

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez rechazaron la apertura de una mesa de negociación a tres (PP, PSOE y Ciudadanos) para la formación de un Gobierno que les propuso el líder de la formación naranja en sendas llamadas telefónicas.

Rajoy le dijo a Rivera que su intención en este momento, como líder del partido más votado en las elecciones del domingo, es tomar la iniciativa y abrir una ronda de diálogo con todos los partidos en los próximos días para pulsar qué fórmulas tiene para tratar de convertirse de nuevo en presidente del Gobierno, según fuentes de Ciudadanos.

Sánchez, por su parte, le trasladó que, a la vista de los resultados del 26-J, es al PP a quien le corresponde en este momento la responsabilidad de tomar la iniciativa para explorar las posibilidades de conformar un Ejecutivo.

El presidente de Ciudadanos, pese a este no inicial, le dijo a ambos que su ofrecimiento de una mesa a tres sigue en pie. Su intención es que el foro de diálogo, compuesto por delegados de los partidos y no por sus líderes, empiece por pactar un programa de políticas y reformas para la constitución de un Gobierno y solo después entre a discutir quién presidiría ese Ejecutivo y qué estructura tendría.

Rivera, aunque no puso el asunto sobre la mesa en estas llamadas, insistió ayer en que Ciudadanos está dispuesto a pactar un Ejecutivo con PP y con PSOE, pero que nunca va a apoyar la investidura de Rajoy para liderar este gabinete de coalición, porque lo considera inhabilitado por los casos de corrupción de su partido.

El líder de Ciudadanos considera el Gobierno a tres como la mejor fórmula para España, porque permitiría poner en pie un Ejecutivo estable, constitucionalista y con una mayoría muy amplia en el Parlamento para poder ejecutar el paquete de regeneración, cambios y reformas que cree que debe traer la nueva etapa política.