El Comercio
Elecciones Generales 26-J

Sáenz de Santamaría pide al PSOE que no rechace el diálogo

Soraya Sáenz de Santamaría.
Soraya Sáenz de Santamaría. / Efe
  • La vicepresidenta dice que «merece la pena explorar la posibilidad» de un pacto de gobierno entre los dos grandes partidos

La vicepresidenta del Gobierno pidió hoy a todos los partidos, pero fundamentalmente al PSOE, que no rechacen el diálogo para la formación de un Gobierno que Mariano Rajoy les va a ofrecer en los próximos días, cuando los cite en una primera ronda de contactos.

Soraya Sáenz de Santamaría considera que los españoles han lanzado un mensaje claro, que es que quieren un Ejecutivo liderado por Mariano Rajoy, pero que tendrá que ser necesariamente pactado con otras fuerzas para lograr "la máxima estabilidad".

La número dos del Ejecutivo en funciones, que repitió en varias ocasiones que España necesita un Ejecutivo "cuanto antes", apostó claramente por un pacto de gobierno con el PSOE, porque "el modelo de Gobierno de las dos grandes fuerzas es un modelo que en Europa ha funcionado. "Pensamos que merece la pena explorar la posibilidad de un pacto con el PSOE", señaló, por lo que pidió a los socialistas "análisis y reflexión" porque, añadió, "no podemos devolver continuamente a los ciudadanos su responsabilidad, ya que nos la han dado a nosotros". Fue una referencia clara a terminar con los bloqueos políticos de la legislatura pasada y evitar la convocatoria de unas terceras elecciones.

Sáenz de Santamaría propuso que el diálogo que quiere abrir Rajoy se centre más en las políticas y las reformas que necesita España que "en los puestos", sean del Gobierno o del Congreso. Animó al PSOE entrar a negociar con el PP pactos para el crecimiento económico, la mejora del estado del bienestar, la educación, el fortalecimiento institucional, y sobre todo, sobre el destino de la UE. Un asunto este último, indicó, "que nos tiene que unir a los que hemos estado siempre unidos en el diseño de las estructuras europeas", sobre todo tras la crisis continental desatada por el Brexit de Gran Bretaña.