El Comercio
Festival de Cine de Gijón
Guillermo G. Peydró, durante su presentación.
Guillermo G. Peydró, durante su presentación. / PALOMA UCHA

Sinfonía urbana para Gijón

  • Guillermo G. Peydró recoge en un corto de 17 minutos su particular mirada sobre la ciudad

Todas las grandes ciudades tienen su sinfonía urbana, un género cinematográfico que remite a las trazas y los trazos, las formas y las perspectivas, la poética y la pragmática que perfilan los lugares. Desde los años veinte, los directores han recorrido libremente ciudades para capturar y orquestar su magia. Gijón ya tiene su sinfonía, la que ha filmado el madrileño Guillermo G. Peydró.

Una residencia en Laboral a través de Universo Vídeo permitió el rodaje de la pieza, de 17 minutos de duración, que ayer se estrenó en el FICX, y que ha sufrido alteraciones respecto a lo que era la idea inicial del cineasta. «Yo diría que es el resultado del encuentro entre el plan ideal que yo había diseñado antes de llegar a Gijón y la realidad de lo que me he encontrado», detalla el autor.

En su proyecto se dibujaba un resumen vertical del espacio de Gijón desde la mina hasta un faro y poniendo la playa de San Lorenzo como una línea central en el horizonte. Preveía entrevistas a mineros y fareros, pero no fue posible, y el hilo narrativo se fue hacia otros escenarios.

La sinfonía visual se compuso en dos semanas de rodaje sin tregua por diferentes espacios, que se acompañan en pantalla de las palabras del escritor francés George Perec. «Lo que he hecho es poner en conflicto esas imágenes para llevar a cabo una reflexión sobre la ciudad de Gijón con la taxonomía del espacio que hace el escritor, que va desde lo más pequeño hacia lo más amplio, desde lo que significa una habitación, una casa, a una ciudad, un barrio, un país, para ir sacando sus reflexiones poéticas», afirma el cineasta.

De esta forma Peydró va recorriendo Gijón y pergeñando estampas. «Es una mirada muy libre», sostiene el creador, que define el resultado como una suerte de «pensamientos visuales». Lamenta no haber dispuesto de más tiempo para poner el foco sobre lugares de la ciudad que faltan en su recorrido, como pueden ser El Molinón o la plaza de toros.