Los asturianos copan Esbilla

Fotograma de la película ‘The Maus’, del asturiano Yayo Herrero. /E. C.
Fotograma de la película ‘The Maus’, del asturiano Yayo Herrero. / E. C.

Cuatro de las once películas que se podrán ver en esta sección están firmadas por directores de la región y una quinta gira en torno al fenómeno del U. C. Ceares

JOSÉ L. GONZÁLEZ

Esbillar es separar el grano de la paja, el fruto de su envoltorio y eso es lo que han hecho los organizadores del Festival Internacional de Cine de Gijón con el ciclo competitivo Esbilla, para el que han elegido once títulos europeos con los que deslumbrar a los espectadores.

El objetivo de este ciclo es hacer un repaso a lo mejor que se puede ver en los distintos festivales de Europa pero no por ello se renuncia a los estrenos. De hecho, en esta edición del FICX se verán dos ‘premieres’ mundiales.

Una de las notas destacadas de esta edición de Esbilla es la notable presencia de autores asturianos, que copan cuatro de los títulos. Un quinto, además, gira en torno a lo que representa el U.C. Ceares, un club de fútbol que se ha convertido en un fenómeno social.

Entre los títulos de autores asturianos está ‘The Maus’, el primer largometraje de Yayo Herrero, que llega además avalado por la Semana de la Crítica de Cannes, que le ha acompañado en todo el proceso de producción. La película cuenta la historia de una pareja de enamorados, él ateo y ella musulmana y superviviente de la guerra de los balcanes. Un accidente les lleva a vagar por el bosque, donde una presencia extraña les pondrá en un estado de tensión que revelará su naturaleza. Cine de terror con mensaje político que ha cosechado buenas críticas en el Festival de Cine Fantástico de Sitges.

El también asturiano Luis Argeo firma junto a James D. Fernández ‘La plomada’, una nueva entrega de historia, memoria e inmigración para seguir hilvanando la vida emigrada a Tampa, Florida.

Samu Fuentes trae a Gijón su película ‘Bajo la piel del lobo’, en la que se puede ver al conocido actor MarioCasas interpretando a Martinón ‘el alimañero’, un registro poco habitual para él.

El cuarteto asturiano lo completa Alejandro Nafría, que sigue por Gijón los pasos del cantante Nacho Vegas para construir ‘Lluz d’agosto en Xixón’, un intento de explicar la personalidad del artista a través de la ciudad que le vio crecer.

La representación asturiana no acaba con los directores nacidos en la región. Rafa de los Arcos eligió al U. C. Ceares para realizar un documental después de saber de su filosofía a través de un artículo de una revista de fútbol. Tras una completa inmersión el realizador traza un retrato del equipo y su afición, de sus esperanzas, de sus preocupaciones, de su manera de entender la convivencia. Su título, ‘El equipo de mi barrio’.

Lucha obrera

No solo de Asturias vive Esbilla. En este ciclo se incluye ‘A fábrica de nada’, una película portuguesa de Pedro Pinho que narra la lucha de los trabajadores de una fábrica que la patronal pretende desmantelar. La producción es de Terratreme, un colectivo audiovisual autogestionado e ideológicamente comprometido. Obtuvo el Premio de la Crítica Internacional en el Festival de Cannes.

‘Fire’s daughters’ apuesta en cambio por mostrar, con mirada casi antropológica, la vida de las combatientes kurdas que decidieron echarse un arma al hombro. Stéphane Breton es el autor de esta cinta que explora la cara de la guerra pero también su espalda, la de los ritos cotidianos en medio del horror.

Valeska Grisebach regresa a Gijón (’Nostalgia’, 2005) para presentar ‘Western’. En ella un grupo de obreros alemanes acampa en un pueblo búlgaro para construir una central hidráulica. Sus formas, sus modales, su sentido de superioridad irán creando un caldo de cultivo hasta que estalle el conflicto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos