El Comercio

Festival de Cine de Gijón
La risa de kafka

La risa de kafka

  • El absurdo que preside la vida es propicio para suscitar carcajadas, ya sean en el fondo dolientes

Ha desvelado algún biógrafo de Franz Kafka –tal vez Elias Canetti, creo recordar– que el escritor checo, entre página y página descriptivas de la alienación humana, leyéndolas a sus amigos de Praga, se provocaban grandes risas, empezando por las del propio autor de ‘El proceso’.

El absurdo que preside la vida es propicio para suscitar carcajadas, ya sean en el fondo dolientes. Y a ese humor se remite ‘Almacenados’, la película mexicana de Jack Zagha Kabable, interpretada de manera soberana y ajustadísima por José Carlos Ruiz (un veterano encargado de almacén, a punto de jubilarse) y Hoze Meléndez (el joven que viene a reemplazarle).

El señor Lino y Nin, dándoles nombre a los protagonistas que urden esta historia de resonancias kafkianas, en la que también podrían advertirse ecos de Samuel Beckett, permutando a Godot por la espera de un camión que nunca llegará a la nave vacía en la que se van revelando y relevando los dos personajes. Un hormiguero que les acompaña en uno de los rincones de la desolada estancia da cuenta en su ir y venir de la inutilidad de las horas y los días.

El espíritu funcionarial del señor Lino terminará encontrando en la juventud contestataria de Nin un atisbo de vida. Y en el proceso inverso, Nin hallará la comprensión por su compañero, tan adusto como tierno. Una amistad entrañable en el reino de la nada.