«Este es el año de lucir la asturianía con todo el desparpajo»

«Este es el año de lucir la asturianía con todo el desparpajo»

«No hay películas de relleno. Somos un festival de filtro, no de acumular, y en el que ninguna sede es secundaria»

M. F. ANTUÑA

Nueva etapa en el FICX. Alejandro Díaz Castaño (Bimenes, 1979 ) mira hacia atrás obviando viejos resentimientos y adelante con optimismo y ganas. El Festival de Cine de Gijón alza el telón el viernes próximo a nueve días de cine con más de doscientas proyecciones que buscan llegar a todos los públicos.

¿Contento?

–Estoy contento, sí. Creo que el programa, teniendo en cuanta los condicionantes de tiempo, es casi casi envidiable, en cuanto a la calidad de los estrenos, la importancia de los mismos, los cineastas que van a estar en Gijon y las películas que se van a proyectar, muchas seleccionadas antes de recibir premios en otros festivales.

¿Nervioso?

–En todos los festivales, y esta es la novena edición de uno internacional para mí, aunque el primero como director, siempre hay una sensación de vértigo. Más aún en este caso, por el propio valor que yo le doy. Es el festival en el que despegué como cinéfilo y esa responsabilidad pesa. Pero con la ilusión que estamos poniendo y la solidez del equipo pienso que nada tiene por qué ir mal. Tengo buenas sensaciones.

¿Preocupado?

–Además de ciertos cambios en la parte programática, que tampoco suponen una ruptura radical respecto a anteriores ediciones, está el tema del cambio de sedes, pero yo confío en el público de la ciudad. El Jovellanos va a tener muchas proyecciones este año, todas las que hemos podido organizar, y realmente lo más potente de la programción va a estar allí. Y luego está también el Antiguo Instituto, que va a dar un contrapunto con películas más independientes, más cercanas al videoarte. También confío en que el público de La Calzada y alrededores se desplace a los Yelmo.

¿Temen que se desborde el público en el centro y no tanto en los Yelmo?

–Nosotros lo que recomendamos es que se planifiquen las películas que se quieren ver con tiempo, que se reserven las entradas por anticipado, por si se produce esa situación de agotarse. Pero hay muchas opciones, todas las películas del Jovellanos de Sección Oficial se van a poder recuperar al día siguiente en los Yelmo. Y tanto en Gijón Sur como Laboral va a haber programación variada y de películas de calidad. Ninguna es una sede secundaria, todas van a tener pases de secciones competitivas, de cine asturiano, van a contar con programaciones muy completas. Y además vamos a tener las lanzaderas. No hay excusas, porque va a haber autobús directo y se puede llegar de una sesión a otra. Y por la noche, habrá autobús desde los Yelmo para que la gente pueda acercarse a la fiesta o irse a descansar después de la última sesión.

O sea, que se puede prescindir del coche.

–O no. Hay mucha gente en la ciudad que prefiere ir en coche, y los Yelmo es un sitio óptimo para aparcar, tiene 400 plazas cubiertas y otras tantas no cubiertas. Esto es positivo para gente que se pueda acercar desde fuera de Gijón, porque este es el festival del Principado. Para aparcar es muy cómodo, y sucede lo mismo con la Laboral.

¿Qué tiene este FICX que no tenía el anterior?

–Que hemos priorizado los estrenos, no solo en las secciones competitivas, que siempre se ha pedido que sean películas que se vean por vez primera en España. Este año tenemos estrenos en Animaficx, Esbilla y Llendes, y algunos de bastante relevancia. Es uno de nuestros objetivos, conseguir una exclusividad de los contenidos. Por otro lado, está el apoyo al cine nacional, con la creación del premio a la mejor película española. Hemos conseguido una buena selección de cine español con ocho cintas a competición. Confiamos en que pueda ampliarse en el futuro, porque hay muchísima competencia en festivales como San Sebastián o Málaga. Luego está la presencia de cine asturiano, que es del 18%, contando cortametrajes como piezas, porque para mí una película es una película dure un minuto o doscientos. No solo estoy pensando en el Día d’Asturies, que sigue siendo una sección muy cuidada, sino que se ha rebasado con la presencia del corto de Ramón Lluís Bande en la Sección Oficial, que también estrena un largo en el FICX, o ‘Bajo la piel del lobo’, de Samuel Fuentes, entre otras. Queremos que el cine asturiano se expanda por toda la programación, aunque está claro que depende de la cosecha del año. Si quedaba algún complejo del cine hecho en Asturias, la idea es que desaparezca por completo. Los cineastas asturianos hacen películas a nivel de los de cualquier otro lugar. Queremos situarles donde les corresponde, no se trata de regalarle nada a nadie.

¿Es un FICX más cercano a la época de Cienfuegos o Carballo?

–Es una suma. El festival bebe de su primera época de Isaac del Rivero, con Enfants Terribles, una de las secciones más importantes en cuanto a público y tradición, y de todo lo que ha venido después. La época de Cienfuegos tuvo un despegue de espectadores, de implantación en la ciudad y de posicionamiento internacional como el Sundance español con su apuesta por el cine independiente.

¿Eso se había perdido? ¿Es más rompedor o arriesgado ese festival que el anterior?

–Los conceptos son relativos. No quiero hacer comparaciones; no estoy para eso. Hemos venido con un proyecto y queremos hacer el mejor festival posible. Creo que hay cosas que evidentemente han cambiado, hay nombres que no habían estado en los últimos años y vuelven. Todas las épocas anteriores han aportado cosas positivas. Ahora nosotros intentamos dejar nuestro sello, manteniendo lo que más interesante nos parece y abriendo secciones como la que se hace en colaboración con la Cinemateca, dedicada al cine de 35 milímetros de toda la vida. Esa presencia del cine del pasado que se había perdido y se recupera ahora.

¿Ha hecho el festival que quería o el que podía?

–Soy muy ambicioso, pero siempre hay cineastas que no puedes tener, por agenda, o porque otros festivales te los quitan. Si hay que competir con San Sebastián, todo el mundo va a querer estar allí. Pero, sinceramente, no hay películas de relleno y sí películas que se han quedado fuera. Esa es la satisfacción del trabajo bien hecho. Somos un festival de filtro, no de acumular.

¿Es suficiente el presupuesto?

–Con el presupuesto se puede hacer un festival como este, con nombres muy importantes del cine internacional. Pero es muy ajustado.Nos gustaría invitar a más cineastas, pero no podemos.

¿Se ha peleado con Cienfuegos por alguna peli?

–Siempre te peleas con los festivales. Sería muy aburrido si no, está bien que nos peleemos un poco. Todos nos lo trabajamos muchísimo, pero al final hay tanto por descubrir que nadie pierde.

¿Vendrá Cienfuegos por el festival?

–No me lo ha confirmado, pero tanto José Luis como Nacho Carballo como el resto de exdirectores del festival están invitados. A mí me haría ilusión que estuvieran los dos, que se instaurara una normalidad absoluta y que la gente que ha estado aportando cosas en ediciones anteriores esté presente en esta y en las siguientes.

¿Concesiones a la alfombra roja?

–Yo no diría concesiones, sino equilibrio. Tendremos a Verónica Forqué, una gran dama y actriz superpopular del cine español, algunas otras presencias que vendrán con las películas, u otros actores conocidos que estarán en Gijon. Siempre es grato para el público. Y en la inauguración van a estar Rodrigo Cuevas y Sonia Avellaneda como maestros de ceremonia, que le van a dar un punto, una chispa. Este año va a ser el de romper las barreras de la asturianía para lucirla con todo el desparpajo.

Fotos

Vídeos