El Comercio
Festival de Cine de Gijón
Elio Quiroja, ayer en Gijón.
Elio Quiroja, ayer en Gijón. / P. C.

«Somos bichos muy limitados para comprender la realidad»

  • Elio Quiroga Escritor y director de cine

Avalan al canario Elio Quiroga diversos galardones -entre ellos, el que se le concedió en el FICX 2014 por 'The Mistery of the King of Kinema'- e incluso el respaldo de figuras mayúsculas, como Guillermo del Toro o Quentin Tarantino. Ha vuelto al festival gijonés, donde se ha proyectado en la sección Géneros mutantes 'Sirena negra' y, al paso, ayer presentó en la Casa del Libro de Gijón, la novela con la que ha ganado el Premio Minotauro 2015, 'Los que sueñan', una obra ambiciosa y muy elaborada, donde cabe la gran literatura, la ciencia-ficción, la ciencia estricta, la filosofía y una desbordante imaginación.

Del cortometraje ofrecido en las pantallas del FICX, dice que «es la prolongación de una saga de monstruos, como Frankenstein o Drácula, que a la vez son víctimas en busca de amor. En este caso, una sirena que habita las alcantarillas a consecuencia de la crisis. Está hecho siguiendo el estilo del Hollywood de los años 30, de la Universal o la RKO».

La novela premiada se abre con varias citas, una de ellas firmada por Heinrich Morrow Meyer, que dice: «La realidad no es tan real como parece». Abunda en ello Elio Quiroga: «Somos unos bichos muy limitados para comprender la realidad. La construimos mediante nuestra herencia cultural y biológica. El universo es un producto de nuestro cerebro».

La estructura novelística se desdobla en un desarrollo narrativo que cruza un ensayo asignado al protagonista de las páginas, Dante Tejera. Quiroga arguye que «el ensayo partió de la necesidad de explicar el mundo en el que se desenvuelve Dante». En esas páginas ensayísticas, por cierto, se juzga muy críticamente la relación de la historia de España con la ciencia. «No sólo se ha impedido entender que Newton es tan importante como Shakespeare, sino que se castró el derecho a imaginar. Es el motivo por el que la ciencia-ficción tiene aquí tan escaso crédito literario».

En esos carriles de la imaginación, 'Los que sueñan' anuncia un futuro en el que el 'cielo' estará al alcance de la mano. «Técnicamente, será posible alcanzar la vida eterna, reproduciendo la conciencia en un ordenador. Será indispensable, para no contradecir principios cuánticos, que esa vida virtual eterna esté precedida de la muerte física». Es el motivo por el que llegados a esos calendarios, las gentes se suicidan en masa, mientras por los alrededores, inagotable, prevalece la violencia, incluyendo las guerrillas del Vaticano.

No obstante, el final es redentor, el amor de Dante y Lara. «Creo que el amor es más poderoso que las leyes del universo. Es la razón por la que la especie ha sobrevivido».