El Comercio

Festival de Cine de Gijón

El cine saca sus entrañas a la calle

vídeo

De Niro mira desde la fotografía del centro, en una de las 40 imagenes de la exposición 'Platea', abierta ayer en el Náutico. / DANIEL MORA

  • Bajo el título 'Platea' mostrará hasta el 15 de diciembre la obra de Masats, Fontcuberta, Muller, Ouka Leele Rosa Muñoz o Chema Madoz

  • 40 fotógrafos suman al FICX su especial mirada en los Jardines del Náutico

La fotografía y el cine, los fotógrafos y los cineastas mantienen y siempre han mantenido una fértil interacción en sus maneras de mirar el mundo. «Son creadores que trabajan con una materia prima común, la luz». Lo dice Blanca Berlín, la galerista, fotógrafa y experta en lenguajes visuales que comisaría la primera parada del Festival Internacional de Cine de Gijón, el FICX que hoy comienza y que ayer ya sacó parte de su programa a la calle. Y con ese programa, las entrañas del propio cine dejándose ver en los Jardines del Náutico, ante la playa.

Allí están esperando miradas Charlton Heston entrando en el mar de Peñíscola, bajo el foco de Ramón Masats, en nueve instantáneas de un descanso del rodaje de 'El Cid', papel al que él mismo daba vida a las órdenes de Anthony Mann. De Niro riendo fuera de los planos de 'Taxi Driver', captado por la propia Blanca Berlín, como el loco justiciero que pasó a la historia. Está también en esta exposición titulada 'Platea' y promovida por Acción Cultural del Ministerio de Cultura, el «miniHollywood' que vio con su cámara Castro Prieto en los campos de la Almería alborotada por el cine de los 90. La China trasladada al Matadero de Madrid por la gracia de Chema Conesa o la enigmática visión de Colita frente a 'Las crueles', de Vicente Aranda.

Otras de las grandes fotógrafas que suman su mirada es Cristina García Rodero, que, además, aporta las calles acartonadas de la Cinecitá romana. Y Joan Fontcuberta, que deja en el jardín un personalísimo homenaje a Balzac y a Jaques Rivette con forma de fotomosaico. También es extremadamente diferente el que Rosa Muñoz le rinde al mismo cine. Como dice Blanca Berlín, «haciendo crítica social con su pantalla surcando el océano».

Nicolás Muller, que fotografía una pausa en el rodaje de 'Noel-Noel', y también su hija Ana participan de esta reunión de genios de la fotografía, entre las que no podía faltar la colorista Ouka Leele, que confiesa tener en la imagen seleccionada para esta exposición el comienzo de su idilio entre la fotografía y la pintura. Y así hasta 40 nombres propios con sus singulares mensajes fotográficos. Todos vienen al Festival de Gijón, para quedarse hasta el día 15 de diciembre, tras haber estado el de San Sebastián, el de Cine Europeo de Sevilla, el Internacional de Cine de Murcia, el de Málaga. También en la Mostra de Cinema Periférico de A Coruña y Alcances y en el de Cine Documental de Cádiz.

Pero 'Platea' no fue la única exposición abierta ayer. Otra celebra entre las paredes de la sala Astragal los talleres de cine que se han desarrollado como complemento a la sección Enfants Terribles. Creados e impartidos por el Espacio de Creación y Didáctica, han puesto a trabajar a 7.500 alumnos, que han plasmado su creatividad en diferentes actividades. Ahora se exhibe parte del resultado de esos trabajos.