El Comercio

Festival de Cine de Gijón
El director Ignacio Villar y los actores Marta Lado y Monti Castiñeiras.
El director Ignacio Villar y los actores Marta Lado y Monti Castiñeiras. / ARURELIO FLÓREZ

Villar: «No podemos seguir rodando igual que Visconti»

  • El director de 'Sicixia', con la que pone banda sonora a la Costa da Morte, asegura que cine y cultura «no son ocio sino obligación»

Ignacio Villar, uno de los tres directores que dan nombre propio a la gran cuota de cine nacional que este año lleva el FICX en sus filas oficiales, llegó ayer a Gijón para defender su película. Una cinta, titulada 'Sicixia', en la que pone banda sonora a la Costa da Morte, esa zona llena de leyendas que va desde La Coruña hasta el cabo Finisterre, y que a Villar le ha permitido vindicar las nuevas herramientas del cine y, a la vez, la cultura más arraigada a la tierra. A su tierra gallega y al sonido que esta encierra.

«No podemos seguir rodando igual que Visconti», dijo, asegurando que hasta no hace mucho él mismo hacía cine con una cámara «parecida a la que utilizaron hace un siglo los hermanos Lumiere». De todos modos confiesa que «no estamos preparados y hay que ponerse a ello». Él lo ha intentado con 'Sicixia', rodada en formato digital. «Había que intentar contar de otra manera diferente y saber hasta dónde pueden llegar los nuevos instrumentos que te da la tecnología».

Pero no todo es mirar hacia adelante. El pasado, lo vivido, lo arraigado, «lo que va legándose oralmente de unas generaciones a otras», está muy presente su manera de ver el cine. De hecho la «cultura popular gallega es la fuente de inspiración de 'Sicixia'.

La importancia del sonido

Pero si hay un elemento que trasciende de la película, ese es el sonido. El de la naturaleza, el del mar, el del viento. También «el de la propia Galicia», dice Villar, volviendo la mirada a esa cultura, que en la película se traduce en una suerte de recorrido lingüistico por determinadas zonas de su tierra. «El idioma es otro sonido y todos esos sonidos son los que cuentan la historia».

Es tan importante la banda sonora en esta película que compite en la Sección Oficial, que «llegó a cambiar en un momento dado el rumbo de la película. Se puede decir que el guion no quedó cerrado hasta que estuvo lista la primera copia». Es más, una vez terminado el rodaje el director de sonido volvió con sus micrófonos al mar para seguir capturando sensaciones.

Villar, que vino a Gijón con los actores Monti Castiñeiras y Marta Ladó (Xiao y Olalla en la cinta), asegura que el cine no se debe tomar como un modo de ocio. «Al igual que la cultura, debe ser una obligación. Algo que no se pueda elegir por divertimento. Debe ser una experiencia que sirva para enriquecernos. No una opción».

Tampoco ve el realizador gallego fractura alguna entre la ficción cinematográfica y el documental. Asegura que «no hay frontera entre uno y otro». De hecho su trabajo es, asegura, «una ficción que se sumerge totalmente en la realidad». Lo que para él vale es el equilibrio entre ambas para acabar concluyendo que «lo único que hay es cine y el cine sirve, no lo olvidemos, para poder tomar conciencia de las cosas».