El Comercio

Festival de Cine de Gijón
Marta G. Sarabia, en La Buena Letra.
Marta G. Sarabia, en La Buena Letra. / PETEIRO

Mucho más que las películas

  • El FICX se extiende por la Universidad, colegios, bares, librerías... y llena las salas

  • Las actividades paralelas del festival son un atractivo más de un certamen que sigue contando con el respaldo del público a pesar de las dificultades

Son más de 250 proyecciones en cartel, pero no solo, porque las actividades paralelas del Festival Internacional de Cine de Gijón (FICX) ocupan un espacio fundamental en el certamen y siguen contando con el respaldo del público a pesar de las dificultades.

Ayer, sin ir más lejos, se extendieron entre los escolares gracias a la presencia del director Joachim Masannek en el Colegio Público Ramón de Campoamor y siguieron con los tradicionales vermús y cafés, ya reservados al público adulto, porque en esta ocasión los protagonistas fueron los representantes del Día d'Asturies y la Sección Gran Angular Asturias y el Jurado de la Sección Oficial (Elena Furiase y Nacho Vigalondo), respectivamente.

Y si los escolares tuvieron su ración cinéfila, también la Universidad, donde tuvo lugar una charla sobre 'Terror en el cine, diálogo entre la obra de Alfred Hitchcock y las nuevas tendencias en el siglo XXI».

Y si el mañana estuvo representado por los videojuegos con la mesa redonda 'Evolución del medio y las expectativas de futuro de las pequeñas empresas dentro del sector», el pasado revivió con 'La pasión de Camilo Sesto', el libro que Marta G. Sarabia presentó en La Buena Letra.