Belarmino Feito: «Asturias tiene capacidad para estar a la cabeza de la recuperación, a largo plazo»

Marcelino Gutiérrez, Belarmino Feito y Pablo Junceda. / DAMIÁN ARIENZA.

El presidente de Fade reclama «unidad empresarial y respaldo social y político» por el futuro de la región

Octavio Villa
OCTAVIO VILLA

El presidente de la Federación Asturiana de Empresarios, Belarmino Feito, ha asegurado esta mañana que «Asturias tiene capacidad para estar a la cabeza de la recuperación económica, a largo plazo», pero reclamó para ello «unidad empresarial y respaldo social y político» para lograrlo.

Fue durante su intervención en el Fórum EL COMERCIO, esta mañana, en el Palacio de Zoreda, ante una nutridísima representación empresarial y social asturiana.

Feito empezó comentando su visión del papel de Fade, de la que dijo que ha de ser «la casa y la voz de todos los empresarios tanto ante las instituciones públicas como para trasladar el mensaje a toda la sociedad». El presidente subrayó que «desde Fade vamos a potenciar el asociacionismo parra ser una Fade fuerte y con voz contundente, con visión de 360 grados».

En contexto

En su opinión, la patronal asturiana «ha de ser un instrumento de desarrollo y progreso social. El receptor de las necesidades, y el prescriptor de todas las acciones precisas para el buen devenir del empresariado», y debe de «poder influir en las políticas que tengan que ver con el buen desarrollo de las acciones del empresariado». También debe ser contenida en su tamaño, evitando «caer en duplicidades en la prestación de servicios al empresariado. Hay servicios que pueden prestar las asociaciones y las cámaras de comercio», anotó Feito, en un mensaje de calado para el resto de asociaciones patronales asturianas.

El Fórum que protagonizó Belarmino Feito llevaba por título «El camino hacia la Asturias que queremos», y en su diseño se extendió. Comenzó recordando que «tengo una hija de 25 años que hizo una carrera brillante. Desde hace un año está trabajando en Madrid, y me gustaría que pudiera venir a Asturias, a un sitio en que pudiera desarrollar su carrera profesional». Para que ella lo pueda hacer y que sea una más de una generación de jóvenes que también puedan desarrollar su talento en Asturias «hay que tener en cuenta de dónde venimos. Tenemos tejido industrial, pero basado en la empresa pública y de sector primario, sin profundizar en la industria manufacturera, que es la que genera empleo y riqueza. Aún al principio de la década de los 90 había 70.000 funcionarios y 20 empresas públicas con más de 20.000 trabajadores. Era una Asturias cómoda, poco competitiva, en la que hubo que abordar profundas reconversiones. Asturias lleva 30 años ininterrumpidos a la cola del crecimiento económico en España, y hoy tiene una tasa de ocupación del 44%, diez puntos por debajo de la media española y la quinta con mayores salarios: Hay un diferencial de 20 puntos entre la producción per capita y la renta por habitante».

Entre los lastres también recordó que en Asturias ‘recibimos 700 millones más en pensiones que lo que supone el presupuesto regional, con 5 puntos más de mayores de 65 años que la media española’. Y más aún, que ‘tenemos un 96,4 de micropymes’, que no son negativas en sí mismas, pero que al ser tan preponderantes demuestran que ‘nos falta músculo empresarial, sobre todo en las empresas de tamaño medio’.

En consecuencia, ‘crecemos, pero a menor ritmo que la media. Y no es que seamos más torpes, pero tenemos menos tasa de ocupación’.

¿Tenemos que resignarnos?

La respuesta de Feito es clara: ‘Asturias tiene un gran potencial, pero los datos dicen que necesita un cambio. Todos los asturianos. La mentalidad de la clase empresarial, de los agentes sociales, nuestras formas de relacionarnos con la universidad, la propia sociedad. Todos tenemos que alinear todos los recursos hacia el cambio o resignarnos. Asturias tiene la capacidad para estar en los vagones de cabeza, a largo plazo. Si no abordamos ese cambio, corremos el riesgo de acabar siendo una región de segunda’.

Su receta no es alambicada, pero sí que requiere muchas buenas voluntades combinadas: ‘El camino hacia la Asturias que queremos pasa por un vuelco con realismo y optimismo. La empresa tiene que ser el motor de la trasformación económica de Asturias. Es por lo que trataré de trabajar, con la confianza mayoritaria de todos los empresarios. Es absolutamente necesaria la unidad de acción empresarial, que se ha de acometer desde Fade apoyando a todas las asociaciones gremiales y a todas las empresas singulares para poder influir liderando la unidad de acción empresarial’.

Por ello, instó a los varios centenares de asistentes a abordar en conjunto una ‘reflexión estratégica: pensando en el medio y largo plazo. Yo me fijo el horizonte de 2030: Analizar nuestro potencial y las tendencias de la demanda de productos y de servicios. Apoyarnos en todos los mecanismos que tenemos en Asturias, que son muchos. En la Universidad, con la que tenemos el compromiso de que juegue un papel importante en el análisis y diagnóstico de la situación de la región. En ese sentido insistió en que ‘hemos de conseguir el respaldo social, hemos de ser capaces de informar a la sociedad civil sobre los objetivos y cómo alcanzarlos’. Y para ello se debe ‘alinear todos los recursos de la región en ese sentido, con planes estratégicos sectoriales’.

En presencia de políticos como el consejero de Infraestructuras, Fernando Lastra, o el secretario general de Foro, Francisco Álvarez-Cascos, subrayó que ‘si conseguimos esa unidad empresarial y ese respaldo social, es la única forma. Hay que estar por encima de pugnas partidistas y electoralistas, por encima de eso están los intereses comunes de todos los asturianos’.

Formación e infraestructuras

Prosiguió Feito con su receta: ‘Asturias no puede esperar. Hay medidas urgentes que tenemos que tomar: Tenemos sectores con gran potencial, como el industrial, que es un sector al alza, o el agrario y la construcción, que parece en recuperación. Hay que ser conscientes de que el industrial es el sector tractor de la economía, sobre todo, apoyado en las exportaciones’. Recordó Feito que la industria ‘representó el 21,6% del PIB en 2016, con casi 60.000 empleo’. Y por ello pidió ‘un pacto por la competitividad de la industria asturiana con altura de miras por parte del gobierno, los empresarios y la universidad, del que derive un marco, con políticas medioambientales que permita a las empresas ser competitivas; políticas de fiscalidad acompasadas con las del resto de los territorios para que no perdamos competitividad. Políticas de costes energéticos estables y competitivos. Hemos de abordar la descarbonización con una ley de transición energética justa y ajustada al territorio.

El problema de la recolocación de los trabajadores de las térmicas no sería lo más grave, sino los problemas logísticos y los costes energéticos’.

También sufre Asturias lastres de logísticos, con los vuelos como una de las prioridades, ya que sufre Asturias ‘problemas de conectividad aérea, que dé servicio a la empresa. Es un misterio que tengamos conexiones con Menorca o Venecia y no con Frankfurt o París. Necesitamos conexiones que den servicio a la empresa asturiana exportadora’. En el mismo sentido, ironizó sobre ‘la variante: Algunos preparan el 25 aniversario del AVE, y aquí esperaos que la buena voluntad del ministro se cumpla’. Y también echó en falta ‘la autopista del mar, que funcionaba bien y llevamos tres años sin ella’.

Ante un auditorio en el que le escuchaba lo más granado de la empresa asturiana, Feito también avisó de que ‘entre los empresarios no ha calado el mensaje de la importancia de la transformación digital. Todo va mucho más rápido y el tiempo para subirse a ese carro es corto, y no nos subimos’.

Y la gran clave, en su opinión, es ‘la formación, que es uno de los grandes problemas que tenemos para tener una industria competitiva. Tenemos un problema de mano de obra cualificada, y vamos a tener un problema aún mayor. Ya lo avisé hace doce años, y a día de hoy estamos exactamente igual, o con el problema agravado’. Con el rector de la universidad de Oviedo a unos metros y con buena voluntad mutua de avanzar en el camino de la coordinación entre empresa y universidad, Feito recordó que ‘sigue habiendo una gran distancia entre la universidad y la empresa. Tenemos que ser capaces de determinar lo que demandan las empresas y tratar de ajustar la oferta a la demanda, evitando la fuga de talento y, de paso, evitando que se agrave el problema demográfico’. El presidente de Fade concluyó con lo que considera que ha de ser la guía de su labor al frente de la patronal asturiana: ‘Se trata de crear las condiciones adecuadas para lograr las mismas condiciones que el resto de empresas españolas y competir en igualdad. Tenemos mucho trabajo por delante’.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos