El Comercio

Gastronomía

Un queso azul hecho en Noruega, el mejor del mundo

El noruego Gunnar Waager (izquierda) posa junto a un miembro del jurado internacional tras recibir el galardón al mejor queso del mundo en los World Cheese Award.
El noruego Gunnar Waager (izquierda) posa junto a un miembro del jurado internacional tras recibir el galardón al mejor queso del mundo en los World Cheese Award. / EFE
  • Elaborado de forma artesanal a partir de leche de vaca, Kraftkar se ha impuesto a más de 3.000 quesos en el Workd Cheese Award que se celebra estos días en San Sebastián

Kraftkar, un queso azul de Noruega, se ha proclamado hoy como el mejor del mundo al hacerse con el World Cheese Award, el máximo galardón de este concurso, que ha celebrado su vigésimo novena edición en San Sebastián, en el marco del International Cheese Festival. El campeón se ha impuesto a otros 3.060 quesos de 35 países de los cinco continentes que han acudido a este certamen, que por segunda vez se celebra fuera de las Islas Británicas -en 2009 tuvo lugar en Las Palmas de Gran Canaria-.

Dieciséis quesos han sido los finalistas, entre ellos un Cala Blanc y un Cremositos del Zújar, que se han situado en la segunda plaza empatados a puntos, seguidos en tercera posición de otro español, un Oveja Grazalemeña, que ha obtenido la misma puntuación que un italiano Gorgonzola Doce.

Además del World Champion Cheese, se han entregado medallas de oro, plata y bronce a otros quesos que ha seleccionado un jurado internacional compuesto por 260 especialistas.

Gunnar Waagen es el nombre del productor que ha obtenido el máximo galardón con un queso azul artesanal que elabora en su granja de Tingvoll, un pequeño pueblo del centro de Noruega, con leche de vaca pasteurizada. Waagen no ha ocultado la emoción por haber logrado este "maravilloso" premio con un producto que, como aseguraba uno de los miembros del jurado internacional, le ha reconciliado con los quesos azules.

Tras la cata, este juez ha descrito el Kraftkar presentado al concurso, una pieza artesana de 700 gramos curada durante un año, como un queso "bastante espeso, con venas azules solidificadas y un moho que se ha desarrollado y distribuido muy bien" y con una textura "formidable, incluso crujiente".

Noruega entra por primera vez en el palmarés de estos premios, que encabezan los quesos británicos y los franceses, en la que figuran también dos españoles, un queso curado de cabra de Arico (Tenerife), que ganó en 2008, y un Dehesa de los Llanos, de Albacete, que lo hizo en 2012.

Uno de los miembros del jurado ha comentado que los quesos españoles se han empezado a hacer un hueco en este concurso desde hace aproximadamente diez años, lo que en su opinión obedece a que ahora se están empezando a conocer y eso hace que los paladares de los jurados internacionales, hayan comenzado a "comprender" su sabor.

Este festival, organizado por la asociación vasca Artzai Gazta junto a la británica World Cheese Awards, se ha iniciado hoy y se clausurará el viernes. Mañana, otro plato fuerte, ya que se elegirá al "campeón de campeones", es decir, al mejor queso entre los ganadores de los concursos celebrados desde 1988.