http://static.elcomercio.es/www/menu/img/sidras-desktop.jpg

Un elixir cien por cien asturiano

Un elixir cien por cien asturiano

Llagar Panizales elabora sidra de hielo de manzanay estudia ahora el lanzamiento al mercado dela primera sidra de hielo con peras de la región

Carmen Ordiz Pérez
CARMEN ORDIZ PÉREZ

Faustino Mateo Vazquez Fernandez, más conocido por todos como ‘Tino Panizales’, es un referente en el mundo de la sidra gracias a sus continuos experimentos relacionados con la transformación de la manzana.

La empresa familiar comenzó en Mieres con su madre, Florentina Fernández, hasta que en 1991 él se pone al mando y profesionaliza lo que durante años había sido su afición. Procedente del mundo de la construcción mecánica, ‘Panizales’ nunca estuvo demasiado lejos del llagar, lugar por el que dice haberse sentido muy atraído desde su infancia. «En casa siempre hubo un llagar, a mi me gustaba hacer pruebas, investigar. De todo esto surgieron productos que hoy en día tenemos en el mercado», explica.

Un ejemplo de todo ello es su afamada sidra de hielo, de la cual se venden únicamente 3.000 botellas al año. «Empecé en el año 1983 a hacer experimentos, tras descubrir la existencia de los vinos de hielo. Buscaba algo que nunca había probado, pero si los alemanes lo hacían con uva porqué no intentarlo con manzana. Durante unos años lo dejé en el cajón olvidado para retomarlo en el año 1998» recuerda ‘Panizales’.

En la actualidad este se ha convertido en uno de los productos insignia de la casa. Se trata de un fermentado de manzana cuyo mosto se obtiene por congelación. Con este proceso se elimina el agua y se obtiene un gran porcentaje de azúcar y acidez. «Esta bebida no tiene secretos, sólo el proceso de descongelación, pero quien viene a esta casa puede ver cómo se hace. Se trata de un descongelado lento. Posteriormente, pasamos el mosto extraído a una barrica mitad roble francés mitad americano, donde permanece entre dos y tres años. Como remate ni se filtra ni se clarifica, simplemente se embotella y se distribuye», anota el llagarero.

En cuanto a sus características organolépticas, su equilibrio entre un dulce moderado y un ácido en boca persistente hacen de esta bebida la perfecta para el broche de un almuerzo, un trago ideal para combinar con quesos, que puede ser un buen sustituto autóctono de los vinos dulces del sur de España.

Su inquietud y sus ganas de innovar, llevan a ‘Tino Panizales’ a estudiar el lanzamiento de la primera sidra de hielo de pera, que convivirá con otros de sus productos ya presentes en el mercado como Hera de Cereza, una sidra cuya segunda fermentación viene acompañada de un añadido de dicha fruta, cuya cosecha es posterior a la de la manzana.

De esta misma familia nace también Hera de Membrillo, realizada como una sidra natural a la que posteriormente se le añaden azúcar y gas. Su peculiaridad es una ligera nota astringente que es producida por la presencia del membrillo en la fermentación.

La pasión, las ganas de actualizarse y el conocimiento de la técnica dan como resultado bebidas a caballo entre la tradición y la actualidad, que buscan adaptarse al paladar del consumidor sin desvincularse del el territorio. Esperemos que su sidra de hielo de pera endulce nuestras sobremesas muy pronto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos