El Comercio
Gastronomía
Las virtudes de Jerez

Las virtudes de Jerez

  • La recomendación de Juan Luis García, sumiller de Casa Marcial

Los vinos de Jerez no son precisamente los más populares en Asturias. Sin embargo sus posibilidades, tanto como aperitivo como acompañando la comida, merecen darles una oportunidad. «Lo que hacemos en Casa Marcial es ofrecer maridajes con jerez acompañados de champán para refrescar, lo utilizamos de comodín para que el cliente no se sienta agobiado con la potencia o la sequedad que puedan tener esos vinos», apunta Juan Luis.

Empiezan con manzanillas de Sanlúcar de Barrameda, por aquello de la cercanía con el mar, muy presente en la primera parte del menú. Mientras que con los platos de interior como el pitu o el gochu asturcelta, van mejor los de Jerez de la Frontera. Un palo cortado, un amontillado o un oloroso también puede ser «bestial» con un pescado del Cantábrico, que es muy potente y sabroso. «Los vinos de Jerez respetan mucho el producto, te limpian y te acompañan». Su versatilidad los hace ideales para maridajes difíciles, con especias o pescado crudo. «Puede parecer que se van a pelear con el pescado y, sin embargo, se unen y elevan el plato», asegura. Terminan el menú con un Pedro Ximénez muy viejo, de sensación fresca. Puede ser un postre en sí mismo. Un PX de 35 años que no provoca esa sensación de saciedad. «Tiene que ser fresco porque, si no, no te levantas de la mesa».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate