http://static.elcomercio.es/www/menu/img/despensa-desktop.jpg
MERMELADAS ARTESANALES DON RAMIRO

Consumidor más informado, cesta de la compra más lógica

Mermeladas artesanales Don Ramiro

Mermeladas Artesanales Don Ramiro lanza al mercado un producto sin azúcares ni componentes químicos sustitutivos, así como una gama gourmet con azúcar de caña ecológico

Carmen Ordiz Pérez
CARMEN ORDIZ PÉREZ

Apasionado del surf, procedente de la industria de las grandes superficies y decidido a dar un cambio drástico a su vida. Este es un pequeño resumen de la vida de Iván Noriega Ávila antes de embarcarse en la que sería en un futuro su profesión y la de su familia.

En el año 2009, un jovencísimo Ivan Noriega decide ir a escuchar una ponencia de Asturian Berries, empresa asturiana especializada en la producción, experimentación y comercialización de todo tipo de frutos rojos. La idea de utilizar una de sus fincas para plantar 400 plantas le pareció tentadora y fue así como se lanzó para ver el rendimiento que tendrían. Al cabo de dos años y aun sin estar convencido del cambio que había realizado decide dar otro paso. «Me planteé que podría hacer con tres hectáreas de arándanos y la respuesta fue clara: mermeladas artesanas. Empecé a lo pirata para ver la aceptación que tenía pero pronto fui a sacar todos los permisos y nueve meses después ya contábamos con cuatro sabores y a los clientes les gustaban mucho nuestros productos cuando los probaban», recuerda Noriega Ávila.

Nueve años y diecinueve sabores después, Mermeladas Artesanales Don Ramiro es una consolidada empresa asturiana que tiene el objetivo cercano de expandirse moviéndose a una nueva sede que les permita tener más almacenaje y un mayor equipo humano. A pesar de los años que han pasado desde que dejase su profesión para lanzarse a la piscina de los productos artesanos, Iván Noriega tiene clara la filosofía de la casa. «La política es utilizar un alto porcentaje de fruta, concretamente entre un 70 y un 80%, otra de las máximas es llegar al mercado con un precio competitivo».

Aunque el precio, dice Noriega Ávila, es para los productores artesanales el principal enemigo. «Mucha gente no sabe lo que come y por tanto en su decisión de compra suele fijarse en los números. Las mermeladas de 90 céntimos, por norma, menos fruta tienen de todo. A mi nunca me han mirado el porcentaje de fruta que tienen mis mermelada y todos los años viene sanidad a controlar mis mermeladas. Es extraño y hay cosas que no entiendo, se debería de concienciar a la gente del coste real de las cosas y en detrimento de qué tiene la industria esos precios tan bajos. Por supuesto el tema del etiquetado también debería revisarse», analiza Noriega Ávila.

En contraposición a la oferta generalizada por parte de las marcas que se encuentran en los grandes supermercados, Noriega Ávila ha decidido sacar al mercado una línea sin azúcar ni ningún edulcorante pero con grandes valores organolépticos. «Se trata de un puré de fruta envasado con un tratamiento térmico que no afecta a su sabor. La durabilidad es un poco menor pero garantizamos al cliente que no lleva ningún azúcar ni componente químico que lo sustituya», explica Iván Noriega.

Otra de las novedades es la introducción de una nueva línea de mermeladas gourmet elaboradas con azúcar de caña ecológica que seguramente endulzará muchos paladares nacionales e internacionales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos