http://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

«La vida es demasiado corta para beber polvos y comer plásticos»

Exclusivas Luis Vega

Aitor Luis Vega, propietario de Exclusivas Luis Vega, cuenta con más de 500 referencias de queso de distintos puntos del planeta

Carmen Ordiz Pérez
CARMEN ORDIZ PÉREZ

Su bisabuela, conocida por todos como Tuta, era famosa por vender en los mercados desde flores o huevos hasta una selección de quesos locales. Recorría caminos en burro hasta llegar a Sama de Langreo, La Felguera y Pola de Siero con sus productos, tratando de proporcionar lo mejor a sus clientes. Este saber hacer lo heredó también su padre, Luis Vega Roces, quien se quedó muy jóven sin madre y aprendió de Tuta todo lo necesario para acercar a los puestos las bondades de su zona. En el año 1999 Luis Vega adquirió un puesto fijo en el interior de la plaza de abastos de La Felguera. Un año después de cumplir su sueño, falleció y dejó su legado a Aitor Luis Vega. Por aquel entonces este era un joven estudiante de informática en Seresco, pero no tuvo más opción que seguir los pasos de su familia y hacerse cargo de una empresa que, sin duda, supo sacar adelante con creces.

«Tuvimos una semana de luto y acto seguido me tocó incorporarme. Recuerdo que el primer día fui a las cuatro de la mañana al puesto porque no sabía cuánto tardaría en colocar todo. Se rieron de mí, pero lo cierto es que no me sobró nada de tiempo», bromea.

Pasión por su trabajo, experiencia y la capacidad de adaptar sus estudios a su trabajo son las cualidades que han hecho de Aitor Luis Vega una de las figuras más importantes del panorama quesero asturiano, y a su tienda ‘online’ una de las más visitadas del país. «Yo siempre digo que soy cortador de quesos. Mi sueño es que, cuando la gente oiga Exclusivas Luis Vega, lo asocie a quesos de calidad. Intento conocer al cliente, así como los productos que vendo, para que lleguen siempre a la mesa en su estado óptimo. Llevo tantos años cortando quesos que, simplemente, al partirlos ya sé como están. Los libros son un complemento perfecto para los 17 años que llevo en el puesto», explica.

Entre sus principales objetivos, además de ubicarse en el imaginario colectivo como un referente de calidad, está incrementar la cultura quesera. «Ojalá en algún momento exista en los restaurantes una figura como la del sumiller, pero de especialista en quesos, alguien que escoja los mejores quesos del mundo y los afine en el restaurante».

Una de las problemáticas que ve en su sector es la falta de información al consumidor, que no sabe la diferencia real entre los quesos industriales y artesanos. «No se trata de una guerra entre cuál es mejor, sino que el consumidor sepa como se elaboran uno y otro, un poco como pasa ya con el jamón serrano y el ibérico. Cuando la gente entienda las diferencias su decisión será consecuente».

Por otro lado, Aitor Luis Vega defiende el rol tan importante que tienen las grandes superficies: «Cuando dejen de dar tanta importancia al precio y prioricen la calidad y el producto local, ganarán un punto y ayudarían mucho a enriquecer los conocimientos del cliente».

«Disfruta de un buen queso y un buen vino, que la vida es demasiado corta para beber polvos y comer plásticos», podría ser una de las frases que mejor define su manera de ver el mundo en el que trabaja. Aitor Luis Vega, como fiel defensor de las recetas tradicionales, reconoce llevar siempre consigo una pieza de queso Casín. «Es un queso que, como no ayudemos en su difusión, acabará desapareciendo. Al igual que este muchos otros: tenemos la obligación de cuidarlos y hacer que perduren en el tiempo».

En España se consumen actualmente siete kilos de queso por persona al año, una cifra que aún se mantiene muy alejada de los 14 kilos del país vecino, Francia. Estos números no serían alarmantes si no fuera porque en nuestro país anualmente se ingieren 12 kilogramos de chucherías. «Yo esto no lo veo como algo negativo, sino todo lo contrario. Nos queda mucho trabajo por hacer». Y no hay mejor manera de ayudar que consumir, por eso estas navidades será más fácil sorprender a nuestros invitados con una buena tabla de quesos asturianos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos