http://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

El juego de cocinar en Reyes

Masterchef junior

Dos jóvenes talentos culinarios de la región demuestran lo mucho aprendido durante su paso por ‘Masterchef’ preparando un menú digno de estas fechas

Jessica M. Puga
JESSICA M. PUGAGijón

Son precoces, talentosas y televisivas. Covadonga García Suárez (Luanco, 2004) y Estela Antuña García (Avilés, 2005) son las dos niñas asturianas que pasaron por las cocinas de ‘MasterChef Junior’, el ‘talent’ culinario que busca niños que sepan cocinar como adultos y quieran perfeccionar su técnica y ampliar su recetario pasando el verano más diferente e intenso de sus vidas. Las dos jóvenes asturianas exprimieron su estancia en el concurso y ahora, aprovechando que ha empezado a emitirse la quinta edición y que este fin de semana llegan los Reyes Magos de Oriente, son ellas las que proponen un menú digno de servirse en estas fechas.

Covadonga empezó a cocinar para pasar el rato, como si se tratara de un juego más. «Tenía tres o cuatro años y mi padre, que es el que cocina en casa, me empezó a colocar en la encimera para tenerme controlada», cuenta la luanquina, al tiempo que recuerda cómo entonces ayudaba «a poner los spaguettis y cosas así, muy fáciles». Cuando vio el primer ‘MasterChef’ le cogió el gusto a cocinar y lo que empezó como un juego terminó convirtiéndose en su pasión, hasta el punto de que Covadonga entró en la tercera edición del ‘talent’ infantil de Televisión Española.

Estela entró en el programa un año después, en el año 2016, y ahora, viendo la experiencia con perspectiva, cuenta que además de aprender a cocinar, a controlar el tiempo y los nervios, «ahí me enseñaron a confiar en mí y a desenvolverme mejor en público porque, a fin de cuentas, te preparan para salir en la televisión y todo eso», cuenta quien también se aficionó a estar entre fogones por su padre. «A él le encanta cocinar, así que empecé a ayudarle haciendo las cosas más sencillas; recuerdo que siempre me ponía con las croquetas porque era algo que me encantaba», relata.

Ninguna ha perdido el gusto por la cocina en estos años, aunque Covadonga prefiere ser periodista cuando sea mayor:«Pepe Solla me dijo que la cocina era muy sacrificada, que mejor me lo dejara como hobby, así que aprenderé italiano y me iré de corresponsal a Italia, eso me gustaría mucho». De hecho, en estas fiestas en las que se come bien y mucho, son ellas las que se encargan, en buena medida, de elaborar los platos que se disfrutan en sus casas. Lo hacen poniendo en práctica recetas nuevas o confiando en los clásicos, como Covadonga, que para la comida de este fin de semana recomienda su favorito: el solomillo Wellington, receta que se sabe de memoria hasta el punto que sabe recitar de memoria la quincena de ingredientes que necesita para su elaboración. Este plato, para el cual, dice, se puede emplear carne de ternera o de cerdo, lo prepara siempre que puede, aprovechando cuando hay invitados o toca fiesta. «No es un plato difícil de hacer», apunta Covadonga, que en el concurso de televisión aguantó hasta el último programa –repesca mediante– quedando finalmente tercera. «La pasta fresca también me gusta mucho, lo que menos me llama para ponerme yo a cocinar es, quizá, la repostería; no soy muy aficionada a los postres, aunque sé que con práctica todo se consigue. En casa los preparo con mi tía», apunta, y para este fin de semana especial propone elaborar manzanitas de mazapán rellenas de compota de manzana, un plato que, además, es ideal para estas fechas en que la cosechona se ha recogido ya y la Navidad aún permite aprovechar sus dulces típicos. «Yo recomiendo utilizar las variedades Reineta o Golden», advierte, y apunta que elegir una u otra condicionará el tiempo de preparación del plato. También incide en la cantidad de azúcar a utilizar y recuerda retirar la piel de la manzana, la naranja y la rama de canela antes de servir.

Estela comienza su menú con una pularda, un producto especialmente demandado en estas fechas, y lo presenta acompañándolo de ciruelas pasas, foie fresco y quinoa roja. La elaboración, cuenta, no llevará mucho tiempo y presentándolo bien –ella propone jugar con el contraste rojo y blanco– queda muy bonito, además de rico. «A mí me encanta cocinar arroces, es muy divertido. Fue mi abuelo el que me enseñó a hacer paella, que a él le sale muy rica, e hizo que me picara el gusanillo», cuenta la joven avilesina, que también se declara amante de la repostería. «Esta requiere muchísima atención, pero es divertida, también un poco reto, así que le dedico tiempo para mejorar», apunta, quien cuenta que de mayor quiere ser diplomada en gastronomía. «Lo tengo claro», sentencia, tanto como la receta del coulant de turrón acompañado de helado de yogur griego sobre polvo de pistacho que presenta para endulzar el fin de las vacaciones escolares. Tener claras las cantidades es lo más importante, después hacer falta dedicación y disponer de un poco de tiempo.

Las dos niñas siguen la nueva edición de ‘MasterChef Junior’; de hecho, Covadonga asistió como invitada a la primera prueba de eliminación compartiendo plano con el cocinero asturiano Marcos Morán, de Casa Gerardo. Ella era una de las tenderas de un mercado en el que los nuevos aspirantes tenían que hacer la compra de su cocinado. El resto de responsables de los puestos fueron Jefferson, Paula, María y Mauro. Si bien las que fueran aspirantes asturianas al título de MasterChef Junior España piensan que el componente televisivo cada vez juega un papel más importante. Por eso, por ejemplo, este año han seleccionado a concursantes tan pequeños. «Yo veo algunas cosas que han emitido ya un poco exageradas, discusiones entre los niños y cosas así», cuenta Covadonga, «pero bueno, yo aprovecho para recordar cosas de mi edición».

Tienen un grupo de WhatsApp en el que están todos los niños que han pasado por esas cocinas, así como otro específico con los que compartieron emociones, risas, lloros y, sobre todo, aprendizaje. «Hacemos quedadas una vez al año; hace poco estuvieron casi todos los niños de mi año en Avilés», cuenta Estela, quien agradece el tiempo que el jurado –Samantha Vallejo-Nágera, Pepe Rodríguez y Jordi Cruz– dedicaba a los niños. «Yo en el programa aprendí a ser más honesta y humilde, eso vale mucho y estoy muy agradecida», asegura Covadonga. También aprendieron a ponerle sabor a la vida, como les recordaba Eva González, la presentadora, siempre que tenía ocasión. Ellas lo hacen literalmente ahora que el fin de las vacaciones está a la vuelta de la esquina.

ESTELA ANTUÑA GARCÍA (Avilés)

Pularda rellena de ciruelas pasas y foie y base de quinoa roja

Ingredientes:

- Una pechuga de pularda

- Ciruelas pasas

- Foie fresco

- 50 gramos de quinoa roja

Elaboración:

Fileteamos la pechuga de pularda y la salpimentamos. En el centro colocamos una fina capa las ciruelas pasas que hemos troceado en pequeños trozos junto con los dados de foie.

Enrollamos la pechuga en forma de canutillo y lo envolvemos con papel film transparente hasta conseguir que quede hermético. Lo introducimos en una cazuela con agua y la ponemos a fuego medio entre 20 y 25 minutos (depende del tamaño de la pechuga).

En otro recipiente, ponemos abundante agua junto a la quinoa y la llevamos a ebullición durante 10 minutos. Pasado este tiempo, colamos y la reservamos.

Cuando esté cocida la pularda, la dejamos enfriar para, posteriormente, trocear y colocarla sobre una base de quinoa roja.

Coulant de turrón con helado de yogur griego y polvo de pistacho

Ingredientes:

- Tres huevos

- 150 gramos de azúcar

- 120 gramos de harina

- 150 gramos de almendras

- 75 gramos de mantequilla

- 1 cucharada de miel

Elaboración:

Batimos los huevos junto al azúcar hasta conseguir casi una mouse. Tostamos en una sartén las almendras. En un recipiente, derretimos la mantequilla e incorporamos las almendras picadas y la cuchara de miel, removemos bien y vamos incorporando los huevos batidos junto al azúcar.

Vamos añadiendo poco a poco la harina con movimientos envolventes hasta integrar todos los ingredientes. (La harina previamente tamizada).

Disponemos unos moldes previamente untados con mantequilla y espolvoreados con harina. En ellos vertemos la masa del bizcocho.

Precalentamos el horno a 180 grados y horneamos durante nueve minutos, tiempo en el que la superficie del coulant se endurecerá.

Para el emplatado, desmoldamos y los acompañamos con los pistachos y el helado.

COVANDONGA GARCÍA SUÁREZ (Luanco)

Solomillo Wellington

Ingredientes:

- Solomillo de cerdo

- Paleta ibérica

- Champiñones

- Soja

- Pimienta

- Mostaza

- Miel

- Patata

- Cebolla

- Cebollino

- Ajo

- Brandy o coñac

- Aceite

- Queso emmental

- Sal

Elaboración:

Cortamos los champiñones, la cebolla y el ajo y hacemos un sofrito con ello. En

este sofrito echamos el brandy. Pasamos por la batidora y reservamos. Limpiamos el solomillo de

grasa y lo doramos en una sartén. El jugo de dorarlo lo añadimos al sofrito de champiñones. Una vez dorado, lo untamos en la mostaza. Extendemos el filme y colocamos las lonchas de paleta ibérica. Sobre estas ponemos el sofrito de champiñones y la capa del sofrito y, después, el solomillo. Lo envolvemos con las lonchas de paleta. Reservamos en la nevera.

Precalentamos el horno a 180/200 grados, colocamos la base de hojaldre y envolvemos el solomillo en éste, sellando con huevo y

decorando con el hojaldre sobrante.

Para la guarnicion: Cocemos las patatas, pelamos, cortamos y salpimentamos; después, las trituramos de forma que queden trozos de un tamaño medio. Todo ello lo mezclamos con el queso emmental que previamente habremos rayado formamos discos que gratinamos en el horno hasta que queden bien dorados.

Acompañamos el solomillo con los discos de patata.

Manzanitas de mazapán rellenas de compota de manzana

Ingredientes para la compota de manzana:

- Un kilo y medio de las manzanas que más os gusten (os recomiendo reineta o golden)

- 330 ml. de agua

- 120 g. de azúcar (blanquilla o moreno).

- Una cucharadita de zumo de limón

- La piel (sin el blanco) de una naranja.

- Una ramita de canela (o media cucharadita de postre de canela molida)

Elaboración:

Ponemos en un cazo el agua, el azúcar, las gotas de limón y la piel de la naranja y llevamos a ebullición a fuego medio para que el azúcar se disuelva poco a poco y dejamos durante un par de minutos hasta que se forme almíbar. Este debe ser casi jarabe sin que llegue a ser caramelo, debe ser ligero pues aún va a cocer más con las manzanas. Lavamos las manzanas, las pelamos y descorazonamos. Después, las troceamos y las añadimos a la cazuela justo cuando el almíbar está hecho y sigue burbujeando ligeramente. Ponemos la ramita de canela o la canela en polvo y removemos. Añadimos la piel de dos manzanas por encima, tapamos y cocinamos una media hora a fuego medio-bajo hasta que las manzanas adquieran un color pardo y estén blanditas. Antes de servir quitamos la piel de la manzana, la naranja y la rama de canela y removemos para juntar todos los sabores. Retiramos del fuego.

Ingredientes:

- 1 kg. de azúcar glass

- 1 Kg. de almendra molida marcona en crudo

Elaboración:

Mezclamos, amasamos y vamos añadiendo agua hasta que amalgame sin que llegue a aceitar.

Modelamos la manzana, realizamos con el dedo una incisión en la bola y rellenamos de la compota de manzana. Con la mano cerramos y terminamos de modelar la manzana. Después, sobre la manzana, colocamos el tallo que previamente hemos trabajado con la pasta del mazapán.

Batimos una yema y con un brocha de pastelería pintamos las manzanas. Introducimos los mazapanes en el horno precalentado a 280/300 grados hasta que cojan color, 30/45 segundos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos