El Comercio

Gastronomía

La Michelin se olvida de Asturias

La Michelin se olvida de Asturias
  • Los ocho restaurantes asturianos que tenían estrella conservan su distinción en una jornada con muchas novedades en el resto de España que deja un sabor agridulce

Asturias, poco a poco, va perdiendo su importancia en el mundo Michelin. Lo hace no por perder estrellas, que en la gala celebrada ayer en Girona las conservó todas, sino porque el resto de regiones crecen y el Principado no.

La sensación ayer entre los que ya tienen y por lo tanto conservan su estrella era de que algo debiera haber caído del cielo francés en la región. «Por producto, por historia, por talento en la cocina, lo que está ocurriendo en Asturias es desproporcionado», explicaba el chef con una estrella en Arriondas, José Antonio Campoviejo, cocinero de El Corral del Indianu. «Yo creía que una o dos podían haber aparecido enAsturias», se sumaba el cocinero más laureado de Asturias, Nacho Manzano, que posee dos junto a su hermana Esther Manzano en su restaurante de Parres,Casa Marcial, y una más en el gijonés La Salgar.

«Para mí Asturias es la mejor comunidad en cuanto a relación calidad precio.Da igual que nos traten mejor o peor, las estrellas con mejor relación entre calidad y precio de España, están aquí», se suma Marcos Morán, cocinero de Casa Gerardo, con una estrella Michelin enPrendes. «Hubo penaltis, pero el partido acabó, y el árbitro no los pitó. Esa es la sensación que se queda después de ver que en Asturias no ha habido ninguna nueva estrella».

«Es una pena que en una jornada con tantas distinciones, no haya caído nada aquí», se lamentaba también Isaac Loya, cocinero del Real Balneario de Salinas, con una.

«En Asturias gozamos de buena salud, y es una pena, porque alguna más sí que podría haber en la comunidad», asentía el más joven de los cocineros con estrella en la región,Ricardo González Sotres, de El Retiro de Pancar, enLlanes.

Por su parte,Jaime Uz, con una estrella en su restaurante de Ribadesella,Arbidel, explicaba que «cuando se hablaba de que este año iba a ser el que más estrellas caerían, nadie hacía cuentas con Portugal y, al final, esta gala no ha sido mucho mejor que otros años para España. La mayor parte se han ido hacia el Este y, salvo Cantabria, que tiene dos nuevos restaurantes con dos nuevas, en la zona norte no ha habido grandes novedades».Galicia, País Vasco yAsturias, se han quedado esperando a 2018, cuando la gala tendrá lugar en la vecinaCantabria. El restaurante Annua y el Cenador de Amós son los dos nuevos restaurantes con dos estrellas Michelin, este último, premiado con una Caldereta de Yantar en 2013.

Gonzalo Pañeda, cocinero del restaurante Auga, también con una michelin, confiaba en los inspectores y aseguraba que, a pesar de no tener nuevas estrellas,«Asturias goza de buena salud gastronómica». Para el cocinero de Gijón, «la despensa asturiana y el inmenso recetario tradicional de nuestra región se ven reflejados en la buena calidad de nuestros restaurantes.En Asturias gusta comer bien y enAsturias se come bien», defendía.

Sea como fuere, la sensación es cada vez de mayor incomprensión con los designios de los franceses, que en los últimos años priman nuevos modelos de cocina alejados cada vez más del concepto de gran restaurante. En Asturias, las porras apuntaban al menos a tres posibles candidatos enOviedo, dos restaurantes con posibilidades en el Oriente y uno más en la zona occidental.Amén de que más de uno de los que hoy en día tienen estrella pudieran hacerse con la segunda o, por qué no, conseguir para aquí la tercera. Sea como fuere, al menos Campoviejo, ya se ha postulado para 2018:«Yo creo que me merezco la segunda».