El Comercio
Gastronomía

Un cachopo dentro de una croqueta

La sidrería Canteli ofrece una mezcla de croqueta y cachopo.
La sidrería Canteli ofrece una mezcla de croqueta y cachopo. / JOAQUÍ PAÑEDA
  • La sidrería Canteli presume de 'krochopo', un híbrido concebido con «humor» antes las polémicas palabras de Ferran Adrià

«El cachopo no deja de ser una croqueta». Estas palabras de Ferran Adrià desataron durante la semana pasada una tormenta mediática sobre la historia y esencia del archiconocido plato asturiano. Entre las críticas y los comentarios suscitados, algunos han decidido tomárselo con humor y hacer un homenaje conjunto a ambas recetas. Es el caso de la sidrería Canteli, que siguiendo al pie de la letra el postulado de Adrià ha creado un híbrido entre cachopo y croqueta. Esto es, el ‘krochopo’. «Reconocemos el valor diferencial que tiene el cachopo en nuestra gastronomía. Con el máximo respeto y teniendo en cuenta que la polémica nos pareció exagerada, tiramos de sarcasmo y humor para crear esta receta», relata David Tejerina, uno de los responsables de la sidrería.

La iniciativa comenzó el sábado y, según explica, la acogida de los clientes está siendo muy buena. De hecho, fueron ellos los que bautizaron a la criatura. «Usamos escalopín de ternera asturiana, queso La Fueya –azul un poco más suave que el cabrales– y, por aclamación popular, estamos empezando a meter jamón en algunas raciones», relata Tejerina. Todo ello en el interior de una gran croqueta y acompañado, a ser posible, de una botella de sidra.

Con esta receta, desde la sidrería pretender rebajar la tensión surgida por las declaraciones del chef catalán, poniendo el énfasis sobre el propio alimento. «La gente debería preocuparse más por la subida de la luz o por la crisis. Nosotros desde aquí aportamos una cocina tradicional asturiana sin pretensiones. Comida humilde y obrera», concluye el cocinero. Ahora, los comensales tienen la palabra para juzgar el resultado.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate