http://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

«Una Asturias de valores y valientes»

Dacosta, durante su intervención tras recibir el premio./daniel mora
Dacosta, durante su intervención tras recibir el premio. / daniel mora

El chef de los arroces y las ideas mágicas –por algo le apodaron ‘El Brujo’ en Francia– se deshizo en elogios hacia la cocina asturiana

Luis Enrique González Iglesias
LUIS ENRIQUE GONZÁLEZ IGLESIASGijon

A Quique Dacosta le une una larga relación con Asturias, «más de treinta años cabalgando ese eje Asturias-Valencia, en busca de la excelencia» en cualquiera de sus manifestaciones. Estos premios a la obra y al comienzo, dijo, «son importantísimos para hacer valer el trabajo diario», ya sea en la cocina de un restaurante, el obrador de una panadería o en cualquier establecimiento «que cocine y que alimente el alma de los seres humanos». No quiso nombrar a nadie en concreto, pero son muchos, casi todos presentes, los compañeros y amigos que le han acompañado durante estos años en los logros y sinsabores de una carrera brillante desde fuera, pero siempre con sombras y momentos difíciles para el que lo vive desde dentro.

Con tres estrellas Michelin y proyectos internacionales en marcha, Dacosta no se olvida de los orígenes y de eso que nos hace únicos ante el resto del mundo. «Esta tierra tiene una despensa como muy pocas en el mundo, tiene una riqueza tradicional, cultural, un legado y una memoria como muy pocas, y tiene además el valor y los valores de la gente que cocina en esta tradición, que la defiende y la aúpa», sentenciaba el chef valenciano de origen extremeño. Pero le quedaba la otra pata del banco, la innovación, sea esta técnica, histórica o de recuperación de ciertos productos y recetas. «Por otro lado tiene a los valientes que han decidido, como modo de vida, innovar en ella. Asturias tiene todavía muchísimo que decir, y creedme que podemos ser individualmente muy buenos, pero juntos somos mucho mejores». Por separado «estamos perdidos, somos gotas en el mar», afirmaba aludiendo a un escenario culinario internacional, pero «juntos podemos flotar un barco».

Según Dacosta, Asturias o Valencia son muy capaces de competir a todos los niveles, pero para ello tiene que haber una unión que haga fuerza. «Creo firmemente, hoy más que nunca en la unidad, en una Asturias con valores y con valientes». Este, por supuesto, no es sólo un trabajo de los cocineros, es una labor donde también se involucran productores, administraciones, empresarios y medios de comunicación. Por lo que Quique Dacosta comenzaba agradeciendo el galardón a Vocento y EL COMERCIO, sin cuya labor sería muy difícil que se conociera lo que pasa en las cocinas. «Somos cómplices de los medios de comunicación para trascender nuestro entorno más próximo».

El premiado siempre ha sido consciente de la necesidad de contar lo que pasa en los fogones y en sus cabezas para que se entendiera una evolución destinada a marcar un antes y un después en la cocina española.

«Pesa», dijo Dacosta nada más recoger la Caldereta que le acredita como Maestro Nacional 2017. Efectivamente, el peso de la tradición, del respeto a los referentes y de la responsabilidad de mantener el legado.

Fotos

Vídeos