http://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

El Campeonato de Asturias de Escanciadores incluirá una prueba tipo test sobre la sidra

El Campeonato de Asturias de Escanciadores incluirá una prueba tipo test sobre la sidra
Félix de la Fuente, Enrique Tuya, Daniel Ruiz, Javier Nievas y Javier Fernández, en la presentación del concurso en Villaviciosa. / A. G.-O.

Los participantes deben conocer la temperatura óptima de la bebida, las variedades de manzanas de denominación así como la función del Serida

A. G.-OVIES VILLAVICIOSA.

El Campeonato de Asturias de Escanciadores pondrá este año a prueba a los participantes. Los concursantes deberán demostrar sus conocimientos sobre todo aquello que rodea a la bebida tradicional asturiana en un examen tipo test que tendrá lugar dentro de un mes. Será una forma de promocionar la candidatura de esta figura para lograr la categoría profesional. Un título que, según adelantó Javier Fernández, miembro de la Asociación de Hostelería y Turismo Otea, esperan tener para el próximo año.

Los escanciadores deberán aprender un pequeño temario que recibieron ayer por primera vez durante la presentación del campeonato que tuvo lugar en el Centro Cultural Capistrano de Villaviciosa. En el documento se recogen aspectos tan importantes como la temperatura de la sidra a la hora de ser servida, las variedades de manzana incluidas en la denominación de origen, los lagares que forman parte de dicho consejo regulador o el papel que tiene el Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario de Asturias (Serida) en el sector.

En este sentido, desde Otea han puesto en marcha una mesa interdisciplinar compuesta por profesionales y representantes de diversas entidades. El objetivo es que la figura del escanciador y del maestro escanciador se incluya en la formación profesional. Su intención es que esta titulación vaya acompañada de una mejora económica y su inclusión en el convenio colectivo de hostelería.

La otra novedad del campeonato de Asturias será la inclusión de un cuarto jurado. Se tratará de un profesional del escanciado que valorará, con un máximo de diez puntos, el estilo del concursante. Desde su comportamiento hasta su forma de vestir. Asimismo, los participantes podrán conseguir hasta tres puntos más por la forma de entregar el vaso al echar el culín. «En los últimos concursos comprobamos que no se hacía de forma correcta», afirmó Enrique Tuya, coordinador del certamen. El objetivo final, explicó, es actualizar el concurso, logrando que pase de contener una serie de medidas a ser un campeonato de estilo. Por eso, pedirán a los participantes que actúen como si estuvieran con un cliente. Tuya no descartó, además, que en los próximos meses se realicen otras actividades, como exhibiciones o masterclass, entre las que se encuentran algunas de iniciación al escanciado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos