http://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

Cierre con sabor

Sergio Ortiz de Zarate, Roberto Terradillos y David Menéndez, ganadores de los premios Sabores del Arcu Atlánticu./Daniel Mora
Sergio Ortiz de Zarate, Roberto Terradillos y David Menéndez, ganadores de los premios Sabores del Arcu Atlánticu. / Daniel Mora

El Festival Arcu Atlánticu clausuró edición entregando sus premios gastronómicos a Sergio Ortiz de Zarate, Roberto Terradillos y David Menéndez

JESSICA M. PUGAGijón.

Llegó el fin de fiesta y lo hizo apostando por el sabor a pie de calle. El Festival Arcu Atlánticu, que durante la última semana ha llenado de música, teatro y actividades infantiles el barrio pesquero de Gijón, cerró edición entregando sus premios Sabores del Arcu Atlánticu. Por el escenario de la plaza Mayor pasaron Sergio Ortiz de Zarate, Roberto Terradillos –triunfadores en la categoría nacional– y el gijonés David Menéndez, ganador de ámbito regional, para recoger la distinción y compartir con el público algunas de sus elaboraciones más novedosas. Todas, eso sí, con el Atlántico como referente.

La lluvia, amenazante durante toda la jornada de ayer, se manifestó a media tarde, justo mientras empezaba el trajín sobre el escenario. Las sillas estaban colocadas en medio de la plaza a la espera de público, que se tuvo que conformar con ver el trabajo de los cocineros desde los soportales y las terrazas de la plaza. Fue una noche de las que pocos se atreverían a tomar como veraniega, pero aún así hubo decenas de personas que no quisieron perderse la ‘master class’, no en vano la mayoría sabía que cada año por estas fechas tiene una cita con la gastronomía de procedencia atlántica. Y ni la lluvia ni el frío pudieron aplacar las ganas. Cuando el reloj marcaba poco más de las nueve y media de la noche, mientras los espectadores buscaban abrigo, sobre el escenario se encendían los fogones. «Estamos los que estamos, pero esto es Asturias, aquí tendemos la ropa y ya la recogeremos si llueve más», saludó el actor Alberto Rodríguez, quien junto al director de la empresa gastronómica Gustatio, David Fernández-Prada, ejerció de maestro de ceremonias. Lo primero fue la entrega de las distinciones. La edil de Cultura de Santander, Miriam Díaz, se lo entregó a Roberto Terradillos; su homóloga de Gijón, Montserrat López, a Sergio Ortiz de Zarate; y el concejal de Festejos de la ciudad, Jesús Martínez Salvador, a David Menéndez, que tenía a su familia sin perderle de vista en la plaza.

Más noticias

Cumplidos los requerimientos oficiales, los cocineros se metieron en harina. El primero en demostrar su buen hacer fue el palentino Terradillos, que cocinó dos de sus especialidades: tartar de trucha y leche quemada de oveja y amanitas ligeramente ahumadas con emulsión de yema de huevo. Lleva casi dos años al frente de la cocina de El Serbal, el único restaurante de la capital cántabra con estrella Michelin. «Pero, ¿estos platos podemos hacerlos todos en casa?», preguntó Alberto Rodríguez. «Sí, sí, hemos querido mostrar aquí platos y elaboraciones sencillas», apuntó el chef. Su testigo lo tomó el vasco Sergio Ortiz de Zarate, quien apostó por bacalao con almejas en sopa de lapas y tallarines de begihandi en caldo dashi de trompetas. «En todo lo que hacemos nosotros miramos al mar», apuntó el chef, que en noviembre de 2015 vio como su nombre entraba a formar parte de la prestigiosa Guía Michelin. «Nos reconocen por trabajar con productos del mar y es algo que me gusta, porque me encanta el pescado, me agrada cocinarlo y, por supuesto, comerlo», comentó. El trío gastronómico se completó con David Menéndez, de los restaurantes La Tabla y El Medio Lleno. Quiso, además, que sus vecinos probaran una de sus nuevas incorporaciones, un arroz con sidra, postre que degustaron los presentes y que, además, tuvo premio. El chef «gijonés de toda la vida» también apostó por el pescado y preparó un tartar de bonito envuelto en un canelón y jugo de un marmitako con una especie de caldo dashi.

Cita en Casa Gerardo

No fue la de la plaza Mayor la única oportunidad que los cocineros invitados al Principado tuvieron de cocinar. Por la mañana compartieron experiencias con compañeros de gremio en Casa Gerardo, el restaurante que los Morán prestan con motivo del Arcu Atlánticu para albergar una clase magistral. Ortiz de Zarate y Terradillos se despacharon entonces de lo lindo. El cocinero vasco preparó cinco platos: los dos de por la noche, además de consomé gelee con ostra; salmonete en marinada cítrica y emulsión de sus hígados (plato inspirado por Marcos Morán, ahí presente) y rape en jugo de ave y jengibre. Por su parte, el chef de origen palentino sumó a las dos elaboraciones de la noche un plato de lenguado –que en un principio iba a ser merluza, pero se agotó en su restaurante antes de hacer el equipaje– en jugo de coco, espinacas y cilantro, y calamar con caldo de citronela. Si el Arcu Atlánticu puso el foco este año en las lenguas minoritarias que se hablan en su marco común, ayer el único lenguaje que se habló fue el de la gastronomía.

El chef Sergio Ortiz de Zarate y su equipo demostraron en Casa Gerardo su gusto por los productos del mar ante profesionales de la cocina.
El chef Sergio Ortiz de Zarate y su equipo demostraron en Casa Gerardo su gusto por los productos del mar ante profesionales de la cocina. / Daniel Mora

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos