http://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

Un decálogo para que beber sidra no se convierta en botellón

Un decálogo para que beber sidra no se convierta en botellón
JORGE PETEIRO

El sector está «muy preocupado» por el consumo abusivo de esta bebida entre los menores de edad y por la imagen que se transmite de ella

LAURA CASTRO GIJÓN.

Diez normas para darle a la sidra el prestigio gastronómico y cultural que requiere. «La sidra de Asturias es la gran embajadora del Principado dentro y fuera de nuestras fronteras. Es identidad y tradición, una forma de vida». Así la define el consejo regulador de la Denominación Origen Protegida (DOP) y por eso, la Asociación de Sidra Asturiana (Assa) aprobó en su última asamblea un decálogo para cuidar la imagen que se da de este producto. El primer objetivo de esta serie de normas, que por el momento son meramente informativas pero plantearán hacerlas vinculantes en 2019, es evitar que el consumo de sidra se convierta en botellón.

«Hay que erradicar la imagen de la sidra relacionada al consumo abusivo de alcohol», aseguran los miembros de la asociación a la que pertenecen casi cuarenta marcas y que está presidida por María Cardín, directora de El Gaitero. Consideran que los festivales de sidra natural que han proliferado en Asturias los últimos años no tienen el trasfondo cultural y gastronómico que buscan asociar al producto. «Se bebe demasiada cantidad en poco tiempo y gratis. Además, estamos muy preocupados por el consumo sin control de menores de edad», señalan desde la asociación.

Decálogo

1.
En caso de haber concursos de sidra deberán estar abiertos a todas las marcas, no vinculado a la participación en el evento y separados del resto del acto.
2.
Estricto control del consumo de sidra por menores de edad.
3.
Garantía de ausencia de botellón en todo el evento.
4.
No se regala la sidra. Debe ser comprada por el consumidor a precio de mercado.
5.
Abonar al elaborador el precio de la sidra entregada para el evento.
6.
Escanciado manual de la sidra natural.
7.
Vasos de escanciado de categoría mínima, modelo Avilés.
8.
Existencia de suficientes baños públicos. Mantenimiento y limpieza suficiente de los mismos durante todo el evento.
9.
Limpieza continuada del recinto del evento
10.
No presencia de otras bebidas distintas de sidra natural y sus derivados, a excepción de agua.

Quieren que la sidra asturiana se asocie a un ocio «más tranquilo», donde se promueva un consumo responsable, cultural y gastronómico. Por eso, en el decálogo dirigido a todo este tipo de eventos han incluido medidas entre las que destaca la prohibición de regalar el producto y la necesidad de escanciarla de forma natural, así como disfrutarla en vasos de escanciado categoría mínima modelo Avilés. Asimismo, los organizadores deberán abonar al elaborador de la sidra su coste y garantizar que no habrá otras bebidas, a excepción de agua, ni botellones en el recinto donde se celebre el evento. Incluyen, a su vez, tres recomendaciones: acompañar la sidra con comida tradicional asturiana, vincular el evento con otros actos de cultura regional como actuaciones musicales y talleres artesanales y contratar a una empresa especializada en la organización de este tipo de eventos promocionales.

Aunque en un primer momento el decálogo puede resultar muy exigente, desde la Asociación de Sidra Asturiana aseguran que en la actualidad son varios los eventos que ya los están cumpliendo. Entre ellos, destacaron el festival 'Espalma la sidra', la folixa celebrada por primera vez este año en Pola de Siero. Cada llagar regentó su propio puesto y ofreció esta bebida y otros derivados a precio de mercado con escanciado en barra y en mesa. Además, se acompañó de un espacio ferial, una zona gastronómica y actuaciones musicales.

Más

Temas

Sidra

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos