http://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

Fallece Araceli López, guisandera de Casa Consuelo

Fallece Araceli López, guisandera de Casa Consuelo en Otur
Araceli, con su marido y su hijo. / JOSÉ SIMAL

Murió en Otur, Valdés, a los 71 años, tras haberse apartado de los fogones para dar paso a su hijo

BELÉN G. HIDALGOOtur (Valdés)

La gastronomía asturiana ha perdido una de sus mejores guisanderas: Araceli López, cocinera de Casa Consuelo. Falleció el lunes, a los 71 años, dejando un legado de más de medio siglo a cargo de los fogones de todo un referente de la cocina tradicional asturiana y de la hostelería de la región. Araceli López llegó a Casa Consuelo como aprendiz y se empapó de la sabiduría de quien más tarde se convertiría en su suegra, Consuelo López. De Consuelo, fundadora del emblemático restaurante, aprendió al arte de la cocina local que pasa de generación a generación y que su suegra sofisticó con las técnicas aprendidas de aquella cocinera francesa de una adinerada familia luarquina con la que trabajó.

En 1969, Araceli recogía el testigo de Consuelo, con el imponente reto de mantener la cocina de siempre y elevarla al más alto nivel. «Fue una gran guisandera, que supo mantener esa cocina tradicional asturiana con muchos guiños al Occcidente», ensalzaba el crítico gastronómico, Carlos Maribona. De todas las recetas de Araceli López, Maribona destaca como «míticos» el pote, las verdinas con marisco o los escabeches «que los bordaba». El crítico recuerda su última visita a Casa Consuelo: «Seguía por allí, a pie de cañón, vigilando», apunta tras aclarar que en la actualidad es su hijo, Álvaro García, quien ha tomado las riendas del negocio que echó a andar allá por 1935. «Siempre ha sido la referencia para toda la comarca. Allí paraban los turistas, los veraneantes, los autobuses, los comerciantes... Siempre trabajó muy bien», concluye Maribona, manifestado su penar por la pérdida de Araceli.

Para José Luis Álvarez Almeida, presidente de Otea, la patronal del turismo y la hostelería de Asturias, la guisandera de Casa Consuelo representaba «ese espíritu de trabajo de la mujer en la hostelería acompañando a la familia». Destacó su capacidad de «desarrollar el trabajo con firmeza sabiendo conciliar el trabajo familiar y el profesional». El representante del sector hostelero no dudó a la hora de considerar 'Casa Consuelo' como «un bastión». Unas palabras a las que también se quiso sumar el regidor valdesano, Simón Guardado, que lamentó la pérdida de «una institución en la historia gastronómica del concejo y de la comarca occidental. Era toda una referencia».

Guiños al arte

Desde 1987, Casa Consuelo viene realizando la bienal 'La Gastronomía y la Pintura', que aúna el arte de lo fogones con el dominio del pincel. Una marca distintiva que le valía a Casa Consuelo el Premio Nacional de Hostelería 2017, que otorga la Federación Española de Hostelería, en el apartado de Cultura. La candidatura fue presentada por Otea, que explicaba que«la bienal es un elemento diferenciador: como desde un establecimiento de comidas se hace un guiño a la cultura y a los nuevos creadores», subrayaba Álvarez Almeida.

La pinacoteca de Casa Consuelo es casi tan valiosa como su legendaria bodega, que atesora más de 20.000 botellas. En los comedores de este reputado restaurante cuelgan obras de pintores como el recientemente fallecido Álvaro Delgado, Carlos Sierra, Vicente Pastor, Fernando Redruello y Miguel Galano, entre otros.

A la memoria de Carlos Maribona regresaba ayer el 75 aniversario del restaurante. Con motivo de la efeméride se recopilaron sus recetas en un libro, en el que también se reprodujeron varias de las obras de la pinacoteca en «un homenaje a la cocina y la pintura, el verdadero espíritu de Casa Consuelo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos