http://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

Fallece a los 65 años el hostelero gozoniego José Álvarez, de Casa Maravilla

Fallece a los 65 años el hostelero gozoniego José Álvarez, de Casa Maravilla

Expresidente de la Junta Local de Hostelería, creció en el bar familiar y alcanzó los mayores éxitos junto a su esposa, María Teresa González

Pepe García-Pumarino
PEPE GARCÍA-PUMARINOLuanco

La familia hostelera de Gozón se quedó este viernes sobrecogida al conocer el fallecimiento, a los 65 años, de su compañero José Álvarez García, popularmente conocido como 'Pepín Maravilla', un profesional que creció en el bar familiar Casa Chuco Marín, regentado por su padre en El Ferrero, en la parroquia de Viodo y que con el tiempo se pasaría a llamar Casa Maravilla. Por esta unión familiar, toda su vida transcurrió vinculada al sector de la hostelería a la vez que alternaba este trabajo con la plantilla de bomberos de Ensidesa.

Más tarde y tras contraer matrimonio con María Teresa González, juntos acometieron una importante reforma del establecimiento, lo que permitió afianzar un negocio que sigue siendo uno de los más importantes del concejo. Y aunque el trabajo al frente de los fogones siempre fue de la mando de su esposa, Pepín Maravilla supo aportar el resto de ingredientes para convertirlo en un referente de la gastronomía de la región. A estas cualidades se une su enclave en uno de los lugares paisajísticos más impresionantes de la costa asturiana: el cabo Peñas. Tras reformar el restaurante, se animó a convertir la primera planta del edificio en un pequeño hostal con seis habitaciones al borde mismo de uno de los acantilados.

Pero su contribución al sector de la hostelería local no se quedó ahí. El 2002 asumió la presidencia de la Junta Local de Hostelería de Gozón junto a una serie de compañeros que lo arroparon en su gestión. Y aunque no fueron muchos los años que estuvo al frente del gremio, su vocación por mejorar le llevó a transformar el tradicional festival del bonito en un evento acorde con la demanda del momento.

El local, referente en la gastronomía regional, está ubicado en el Cabo Peñas

En el apartado social, participó activamente en todas las actividades sociales y culturales de su pueblo, El Ferrero. De hecho, formó parte del elenco de actores en las jornadas teatrales organizadas por los vecinos. Una señas de identidad que el alcalde de Gozón, Jorge Suárez, amigo y vecino, destacó de manera espacial por su carácter afable y simpático. «Lo cierto es que todavía sigo impactado. Como amigo, solo puedo decir cosas buenas y como persona muchas más. Con su fallecimiento este concejo pierde a un gran profesional que dejará una profunda huella. Nos conocemos desde niños y siempre mantuvimos una fuerte relación con él y con toda su familia».

A este pesar también se sumó el también hostelero y expresidente de la hostelería local Ramón Menéndez, quien subrayó el compromiso de Pepín Maravilla con el sector. Recordó, asimismo, que fue uno de los primeros hosteleros en formar parte de la asociación de hostelería a escala regional. «Acabamos de perder a un gran profesional y padre de familia al que echaremos de menos todos cuantos tuvimos la oportunidad de estar a su lado justo cuando tenía pensado jubilarse».

El sepelio se celebró ayer en el tanatorio Las Arenas de Luanco, hasta donde se acercaron numerosos amigos y vecinos de su pueblo para mostrar su pesar a su esposa y dos hijos y darle su más sentido adiós. Más tarde fue incinerado en la intimidad familiar.

Temas

Gozón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos