http://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

Ganaderos de Picos lanzan una marca de carne para asegurar la biodiversidad

Uno de los integrantes del programa, junto a su rebaño de ovejas en los Picos de Europa. /  E. C.
Uno de los integrantes del programa, junto a su rebaño de ovejas en los Picos de Europa. / E. C.

El proyecto, promovido desde la Fundación Quebrantahuesos, reúne a seis productores que pondrán a la venta cinco toneladas de lechazo

GLORIA POMARADA BENIA.

Los ganaderos del Parque Nacional de los Picos de Europa se adentran en una nueva etapa de su actividad, en la que estarán acompañados por un aliado inesperado: la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos. Juntos han promovido la creación de la marca 'Pro-biodiversidad' bajo la cual comercializarán carne de lechazo mediante «un nuevo modelo beneficioso para el ganadero». Por el momento, son seis los profesionales de Picos adheridos a esta experiencia que llegará a los supermercados mañana. Será concretamente a las carnicerías de Alimerka, empresa que acompaña a la Fundación y a los ganaderos de Picos en este proyecto europeo LIFE que prevé poner a la venta cinco toneladas de carne hasta Semana Santa.

«Hasta ahora los ganaderos estaban en una situación crítica, casi perdían dinero y se veían en la obligación de malvender la producción, que en las tiendas se juntaba con lotes de cordero de producción no natural, como son estos», explica el director de LIFE+ 'Red Quebrantahuesos', Gerardo Báguena. Las reses comercializadas bajo la marca de garantía 'Pro-Biodiversidad' rondarán un precio de nueve euros el kilo canal, «más del doble que antes», explica. Además, el acuerdo firmado con Alimerka garantiza la compra de toda la producción de lechazos de los seis pastores a lo largo de 2018, un «círculo comercial blindado» que permitirá a los ganaderos «saber a qué precio van a vender, con lo que se elimina el aspecto de la incertidumbre y podrán organizarse en base a objetivos», explica el director del proyecto.

Además, la comercialización se realizará «atendiendo a la calidad del alimento». Para ello, los corderos pasan una serie de controles, cuya certificación y auditoría corre a cargo de OCA, Instituto de Certificación S.L.U. Por su parte, las inspecciones dependen de la Fundación Quebrantahuesos, que articula el proyecto y actúa como propietaria de la marca sin percibir contraprestación económica. «Financiamos las tres inspecciones anuales», detalla Báguena. La primera de ellas se ejecuta durante la temporada estival y está encaminada a revisar los crotales. La segunda se está realizando actualmente, «en la paridera», y un tercer control se lleva a cabo en el punto de sacrificio. «El ganadero no tiene que pagar nada», abunda el director.

«Estaban malvendiendo la producción; ahora se pagará a nueve euros el kilo, más del doble»«No se puede recuperar el quebrantahuesos como especie aislada del entorno»

La contrapartida exigida a los pastores es el respeto a «un código de conducta enfocado a la protección de la biodiversidad». Una de las normas es la dieta, de la que se excluyen todos los componentes artificiales. Tampoco se inducirán nuevas gestaciones para aumentar la comercialización. «Se protocoliza el sistema de producción, que ya venían haciendo muy bien», destaca Báguena. A los pastores ya adheridos a la marca de calidad se podrán sumar más profesionales, siempre que mantengan a sus animales en regímenes extensivos, cumplan con el protocolo y estén ubicados en espacios de la Red Natura 2000.

300 kilos de huesos

La idea de la marca de lechazo de Picos, indica Báguena, surgió en 2011, como un programa piloto financiado por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente orientado a «mantener la biodiversidad». «Los quebrantahuesos comen entre 250 y 300 kilos de huesos al año, dependen de estos manejos tradicionales y cuantos más rebaños haya en los pastos mayores serán las posibilidades de supervivencia de la especie», señala Báguena. Con esta alianza entre conservacionistas y ganaderos, confía, «podrán crearse nuevos modelos de convivencia». «No podemos recuperar solo a una especie aislada del entorno», insiste el director. Actualmente, la Fundación observa la evolución de catorce quebrantahuesos en los Picos de Europa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos