«Pasé de la Ingeniería Industrial a la cocina y no me arrepiento»

La chef gijonesa Lara Rodríguez.
La chef gijonesa Lara Rodríguez. / E. C.
Lara rodríguez - Segunda Jefa de Cocina del restaurante Doble Q

La joven chef gijonesa presenta este mes su primer libro de recetas donde labase de la cocina tradicional asturiana se mezcla con toques asiáticos y nikkei

ELENA S. HERREROGIJÓN.

A pesar de haber terminado los estudios de Ingeniería Industrial, a la gijonesa Lara Rodríguez siempre le quedó una asignatura pendiente: la cocina. En cuatro años ha demostrado tener la capacidad suficiente para aprobarla con creces, pues su trayectoria cuenta con paradas nacionales e internacionales en el mundo gastronómico. No solo eso, durante este viaje ha coleccionado y ha creado sabores que pretende dar a conocer a través de su libro ‘Mis recetas favoritas’, que saldrá a la venta este mes.

¿Cómo comenzó su viaje en el mundo de la cocina?

–En realidad había estudiado algo totalmente diferente, hice Ingeniería Industrial. Pero siempre tuve la cocina pendiente porque fue algo que siempre me gustó.

–¿Cuándo se decidió a apostar por los fogones?

Bueno… ya sabes, es lo típico, terminas el instituto, la universidad, están tus padres… Hice algún trabajo como ayudante de cocina. Pero, en realidad, mi experiencia comenzó hace cuatro años cuando me fui a vivir a Gales. Allí pude entrar en el mundo de la cocina, pues trabajé en un restaurante bastante bueno. Y en menos de un año ya estaba de segunda de cocina... no me arrepiento de haber cambiado de profesión.

Todo un logro viniendo de un mundo tan distinto, ¿fue duro el comienzo?

–Trabajaba muchísimo. Entraba por la mañana y después me iba a la Escuela de Hostelería, salía y volvía a trabajar en la cocina. Estuve así más de un año. Más tarde me fui a otro restaurante en el que estuve casi dos años. Pero al final, decidí volver a casa y comencé a trabajar con Nacho Manzano en Gloria, en Gijón.

Además, no hace mucho puso su toque a la cocina del Naútico de Candás.

–Sí, estuve un par de meses como asesora gastronómica. Era un proyecto nuevo en el que participé desarrollando la carta y preparando al personal.

Y no ha parado, pues ahora es segunda jefa de cocina del restaurante Doble Q del Hotel Bal.

–Sí, estamos trabajando para recuperar la fama que tenía este restaurante. Cuando abrió el hotel lo tenía Vicente Crespo y tenía renombre. Ahora lo ha cogido una empresa grande de Madrid, que se dedica a trabajar con hoteles de lujo e invertir en ellos con el fin de lograr un mayor crecimiento.

¿Y lo están consiguiendo?

–Creo que el restaurante está volviendo a recuperar la fama que tenía, pues se está cuidando mucho el producto. Hacemos alta cocina dentro de unos precios asequibles.

¿Cómo describiría esta nueva etapa en su vida profesional?

–Espero que sea la definitiva para un largo tiempo. Me encuentro bien allí ya que tenemos mucha libertad para experimentar. Además, el equipo de cocina está compuesto de gente que ha venido de trabajar de otros sitios bastante buenos. Por ejemplo, la jefa de cocina, Vanesa Tuero, viene de trabajar con Urrutia. Y, todo esto, enriquece al restaurante.

Primera publicación

No solo en el restaurante se pueden encontrar sus elaboraciones.

–Este mes publicaré el libro ‘Mis recetas favoritas’. En él se podrán encontrar recetas que he ido aprendiendo durante todo este tiempo.

¿Qué puede esperar el lector de su libro?

–Me gustaría que llegara a las casas, pues no son recetas muy complicadas. Aunque no sean para el día a día, si invitas a alguien a cenar la idea es que logres sorprender a los comensales. El publicó verá, además, que me importa muchísimo la presentación... me gusta que los platos sean llamativos, que queden coloridos y bonitos. No me olvido de la base asturiana, ya que hay muchas recetas tradicionales. Aún así, he querido dar mi toque añadiendo ingredientes asiáticos, nikkei...

Y hablando de Asturias, ¿cómo se presenta el panorama gastronómico actual?

–Hay un ‘boom’ tremendo. Cada vez hay más restaurantes que ofrecen propuestas muy buenas y elaboradas y, además, creo que a precios asequibles. Sin duda, en Asturias estamos evolucionando para bien.

¿Qué le diría a esos jóvenes que cómo usted quieren adentrarse en el mundo de la cocina?

–Pues, que si de verdad les gusta y quieren dedicarse a esto, que insistan y que no decaigan nunca. Todos pasamos por momentos malos. A veces, se tiene gana de tirar la toalla y decir ‘lo dejo todo’. A mí me ha pasado, y supongo que a todo el mundo. Pero, si de verdad te gusta y te quieres dedicar a esto, hay que insistir e insistir. Esa es la clave junto a la búsqueda continúa de ideas.

Fotos

Vídeos