http://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

La peligrosa moda de la dieta sin gluten

La peligrosa moda de la dieta sin gluten

Si no se es celíaco, la eliminación de la dieta de esta proteína presente en los cereales constituye una auténtica necedad, porque expone al consumidor a enfermedades potencialmente mortales

FERMÍN APEZTEGUIA

Gwyneth Paltrow ha demostrado ser buena actriz, pero posiblemente no tenga ni idea de aeronáutica. Desde luego, de nutrición anda un poco perdida. Pero, a pesar de ello, publicó en 2013 un libro titulado ‘It’s All Good’ (‘Está todo bueno’) en el que defendía la necesidad de llevar una dieta libre de gluten. Hubo muchísima gente que se lo compró, igual hasta lo leyó y se creyó todo lo que en él ponía. Lógico:lo decía Gwyneth Paltrow. Luego, hubo otras grandes sabias como Victoria Beckham, Miley Cyrus y Rachel Weisz, que nunca se significaron por sus conocimientos alimentarios, pero que actuaron como apóstoles del nuevo credo ‘hollywoodiense’. Escena final:gracias a todas ellas, el mundo está ahora lleno de personas teóricamente sanas que siguen una dieta diseñada originalmente para personas realmente enfermas. Los especialistas lo tienen claro. Si no se es celíaco, mantener una pauta alimenticia libre de gluten expone al desarrollo de enfermedades potencialmente mortales, como patología cardiovascular, obesidad, diabetes e incluso cáncer de colon.

«Con la comida no se juega», recuerda la médico nutricionista de San Juan de Dios Anabel Tueros, que advierte sobre los riesgos para la salud de todas estas dietas que de la noche a la mañana se convierten en una moda. «Todas persiguen el mismo objetivo. Se trata de lograr una pérdida de peso importante en el menor tiempo posible;y lo hacen eliminando de la dieta los alimentos que contienen una mayor carga calórica». Error de libro.

Toda una industria en marcha

El del gluten sigue la estela de otros regímenes ‘revolucionarios’, que el tiempo ha demostrado que solo traían agravamiento de la salud. Pero en su momento se presentaron como el maná, los definitivos. La más famosa de los últimos tiempos fue la dieta ‘Dunkan’ (denunciada en España por el Ministerio de Sanidad como «peligrosa para la salud») o también la de los grupos sanguíneos, que en función de cada sangre permitía o restringía el consumo de determinados alimentos, generando obsesiones y manías hacía productos concretos.

Un equipo de investigación de la Escuela de Medicina Rutgers de Nueva Jersey analizó las encuestas de salud de Estados Unidos desde 2009 a 2014 y entrevistó a más de 22.000 personas mayores de seis años para definir el impacto de la famosa dieta del gluten. Los resultados obtenidos resultaron ser tan impactantes que se publicaron en 2016 en la revista JAMA, una de las publicaciones científicas más reconocidas del mundo. El trabajo estimó que en Estados Unidos vivían entonces 1,76 millones de ciudadanos diagnosticados de enfermedad celíaca. El número de personas que seguía una dieta ‘gluten free’ se elevaba ya, sin embargo, a –atención a la cifra– 2,7 millones.

No es de extrañar, en consecuencia, que en los últimos años la industria ‘sin gluten’ se haya desarrollado de una manera brutal en Occidente y que, al mismo tiempo, este tipo de alimentos (para fortuna de los verdaderos pacientes)haya experimentado una importante bajada de precios. Prácticamente en todos los supermercados y panaderías pueden adquirirse ya productos sin esta proteína presente sobre todo en el pan, pero también en pastas, arroces y dulces, entre otros derivados del trigo, la avena, la cebada y el centeno.

Y claro, uno ve el letrerito de ‘Hay pan sin gluten’ y se dice ‘pues tiene que ser bueno’. ¡Pues no! Si se es celíaco, sí, porque el evitar su consumo impedirá daños en el intestino delgado y favorecerá la absorción de vitaminas, minerales y otros nutrientes. Pero si uno está sano se expondrá, como advertía el ‘informe Rutgers’, a resistencia a la insulina, sobrepeso, síndrome metabólico y también a otras dolencias del aparato digestivo, que van desde estreñimiento a cáncer de colon. Para bajar de peso, como recuerda Anabel Tueros, lo mejor es ponerse en manos de un especialista que le ayude a comer de todo de forma saludable. Se puede hacer. Ysi le gusta el cine, Gwyneth Paltrow tiene buenas películas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos