http://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

El triunfo del gres agrietado de Sonja Mijajlovic

Sonja Mijajlovic, junto a la pieza con la que ha ganado el Premio Villa de Avilés /  MARIETA
Sonja Mijajlovic, junto a la pieza con la que ha ganado el Premio Villa de Avilés / MARIETA

C. R. AVILÉS.

La montenegrina Sonja Mijajlovic ganó ayer el XXX Premio Villa de Avilés de Cerámica con 'Las grietas del pasado', una pieza cilíndrica de gres refractario de unos sesenta centímetros de altura. Formada en Artes Aplicadas, fotógrafa, diseñadora gráfica y escultora, aprendió a modelar cerámica cuando en 2010 llegó a Avilés. «Ese año aprendí la lengua y el barro», afirmó.

La concejala de Festejos, Ana Hevia, entregó ayer un cheque de setecientos euros a Mijajlovic en la XXXVIII Feria de Cerámica, celebrada en el Pabellón de Exposiciones de La Magdalena e inaugurada junto a la del Queso y el Vino. La escultora, para quien España es el «mejor sitio para trabajar la cerámica», explicaba que le gusta «combinar distintas arcillas, teñirlas de óxido y cocerlas a muy alta temperatura, hasta 1.300º». La pieza ganadora está realizada en «un material tan noble como el gres» y lleva una de las señas de identidad de la obra de la artista, la grieta. «Me gustan las grietas porque llevan implícito la idea de tiempo», afirmó.

Antes de que ella celebrara su suerte, Natalia Suárez saltaba de alegría y repetía sin cesar «¡Qué fuerte!» tras saber que su stand 'Woodic' se había llevado el I Premio al Mejor Stand de Cerámica, dotado con trescientos euros. En él expone piezas basadas en la naturaleza y fabricadas en 3D en la Factoría Cultural.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos