http://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

El oro en polvo está de moda

Diversos estudios analizan los beneficios de la cúrcuma para la salud. En puré, salsa o ensalada le da un toque al plato, pero cuidado: no todas las personas pueden tomarla

ANE ONTOSO

El dorado es el color de la felicidad, la gloria, la sabiduría, la armonía, la cultura, la fertilidad, la fuerza natural dispensadora de la vida e incluso el color de los dioses y los gobernantes. Depende de la zona de Asia en la que exploremos. También es el color de la cúrcuma, un tubérculo de la familia del jengibre de origen asiático, donde se ha utilizado en la cocina así como en el Ayurveda, la medicina tradicional de la India. También es la base con la que se elabora el curry.

La cúrcuma, que en polvo adquiere una tonalidad áurea y cuyo sabor es fuerte, ha adquirido una aureola de alimento especial. Lo cierto es que, además de una buena cantidad de fibra, tiene distintas sustancias activas y la más destacada es la curcumina, que genera un poder antioxidante muy importante, lo que ofrece ventajas interesantes desde el punto de vista de la salud.

¿Qué efectos positivos podemos encontrar en su consumo? Nos responde Carmen Pérez-Rodrigo, presidenta de la sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC). «Se está investigando en este momento y se le han atribuido efectos protectores hepáticos, carminativos (para tratar los gases), para facilitar digestiones, antiinflamatorio e incluso hay algunas investigaciones que dicen que puede tener un efecto favorable respecto a la microbiota intestinal (los microbios del intestino)», explica. Y no son los únicos, pues «hay algún metaanálisis sobre el interés que puede tener utilizar cúrcuma para aliviar los efectos secundarios de algunos tratamientos contra el cáncer como las náuseas. Y hay algún otro sobre ensayos clínicos realizados con cúrcuma para tratar artritis reumatoide, psoriasis, problemas de la piel...».

Contraindicaciones

Si bien se están investigando los efectos beneficiosos protectores antioxidantes de la cúrcuma, es importante advertir que «la línea entre la cantidad aconsejable para conseguirlos y el punto en el que nos hemos pasado es muy fina». Además no todo el mundo la puede tomar. «Puede tener efectos secundarios y algunas contraindicaciones en personas que estén tomando fármacos anticoagulantes porque puede contrarrestar su efecto. También en personas que tengan problemas de vesícula biliar, porque entre otros efectos la cúrcuma estimula la secreción de bilis y si alguien tiene cálculos muy grandes puede desencadenarle un cólico, o personas con enfermedades graves hepáticas, indica la especialista. Puede, además, interferir con el alcohol o con algunos fármacos con benzodiazepinas que puede hacer que produzcan más sueño». Tampoco debe ingerirse antes de una intervención quirúrgica y en mujeres embarazadas no es muy recomendable consumir cantidades importantes.

Hay que distinguir entre tomarlo como suplemento para un uso terapéutico o simplemente como condimento. Para los primeros, la dosis recomendada según la médico nutricionista es «entre 1.000 y 1.200 miligramos al día», pero en este caso Pérez-Rodrigo remarca la importancia de consultar siempre con un experto para hacer un uso responsable. Pese a que en la actualidad «se está prestando mucha atención a los efectos de la cúrcuma e incluso hay publicaciones científicas, no podemos hacer afirmaciones categóricas porque la evidencia científica no es muy sólida. Pero no es charlatanería».

Aquella mousse fría

La presidenta de la SENC apuesta, sin embargo, por una alimentación saludable abundante en frutas, verduras y cereales integrales. «Las especias son condimentos de los que nos vamos a beneficiar de ese potencial antioxidante, no tiene ese efecto terapéutico pero sí es un sumatorio que actúa de forma sinérgica con otros ingredientes», asegura. Hasta hace poco era muy difícil encontrar cúrcuma, pero hoy se puede hallar incluso en supermercados, tanto en polvo como en raíz, aunque no debemos confundirlo con la tartracina, un colorante alimentario también de color oro.

La cúrcuma está de moda. Y podemos utilizarla en purés –no dejarlo calentar más de un minuto para que no pierda su potencial–, salsas, tortillas, sopas, gazpacho, sándwiches, arroces, ensaladas en crudo y hasta en infusión. La experta recuerda un postre que probó en el bilbaíno Etxanobe, que combinaba la especia con un postre: una mousse fría de frutas y zanahoria. Delicioso.

Fotos

Vídeos