http://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

Los productos del Principado triunfan en Italia

Los productos del Principado triunfan en Italia

Rey Silo, Sidra EM y Olaya Miel acuden a la ciudad de Bra para participar en la mayor feria de quesos artesanos de leche cruda del mundo

Carmen Ordiz Pérez
CARMEN ORDIZ PÉREZ

Mares de gente degustando por las calles miles de quesos, todos a base de leche cruda, elaborados por los mejores artesanos procedentes de los cuatro puntos cardinales del planeta. Eso ha sido la nueva edición de la feria Cheese, que cada dos años organiza el movimiento internacional Slow Food en la ciudad italiana de Bra. Aquí fue donde nació, de la mano de Carlo Petrini, esta organización de alcance mundial, que defiende a los pequeños productores y a los consumidores de la uniformidad y de los intereses económicos de la gran industria alimentaria, causante de muchos de los problemas que aquejan a la biodiversidad que padece hoy el planeta tierra.

Y entre los miles de quesos de leche cruda que se producen en el mundo, el Rey Silo, el único afuega’l pitu de leche cruda, volvió a ser uno de los grandes protagonistas en esta feria en la que es ya su cuarta participación en Cheese. Los quesos Rey Silo estuvieron acompañados de la sidra brut nature Emilio Martínez (EM), del Llagar El Gobernador de Villaviciosa, quién acude a esta cita por segunda vez y que volvió a alcanzar de nuevo una extraordinaria notoriedad entre un público que mostró su grata sorpresa por que España fuese productora de esta sidra. Un asombro aún mayor cuando probaban su calidad y recibían de Francisco Martínez explicaciones sobre su elaboración natural con segunda fermentación en botella, siguiendo el método tradicional champenoise.

Los distintos quesos de Pravia y la sidra de Villaviciosa estuvieron complementados en esta ocasión por otra microempresa agroalimentaria asturiana, Olaya Miel, de Felechosa, quien presentó a los consumidores que acudieron a esta feria su miel crema de eucalipto, de castaño y de brezo.

Olaya Miel es un ejemplo, junto a Rey Silo y sidra EM, de la capacidad de emprendimiento y de exportación de las pequeñas industrias agroalimentarias asturianas, que ya tienen presencia en muchos mercados de todo el mundo, donde cada vez más se aprecia la calidad de los productos artesanales, como los de estas tres empresas. Se han unido en esta ocasión a los quesos vascos de idiazábal de pastor, la cooperativa Artzai Gazta, para estar presentes bajo el paraguas de la marca Cheese from the Way of Saint James en Bra.

La feria Cheese 2017, que cumplió en esta edición sus veinte años de vida, ha sido la de mayor presencia de queserías españolas, que han seguido la estela marcada por Rey Silo, quien en 2011 se convirtió en la primera que se codeaba con los mejores quesos y queseros de todas las partes de mundo como franceses, ingleses, americanos o japoneses, quienes, hasta entonces acaparaban todo el protagonismo. Se trata de una feria de alcance mundial a la que acuden los principales compradores internacionales, desde la norteamericana Cathy Strange de Whole Food, hasta Patricia Michelson de la Fromagerie de Londres, pasando por Rumiko Honma de Japón, Van Triek de Bélgica y Hervé Mons, de Francia, quienes visitaron de nuevo el stand de Rey Silo, sidra EM y Olaya Miel, «de quienes son clientes, precisamente por estar presentes en Bra», anota Pascual Cabaño.

Si no fuese por estas tres empresas, Asturias, que presume de ser la mayor mancha quesera de las regiones europeas, no tendría ninguna presencia en la feria de mayor proyección internacional. «Esta ausencia pone en evidencia la escasa labor de promoción de este sector realizada por el Gobierno del Principado de Asturias, que no nos ha apoyado de ninguna manera. Hemos ido por nuestra cuenta y riesgo a Bra», cuenta Pascual Cabaño. Este hecho contrasta con la presencia en el certamen del presidente del Gobierno de Extremadura, Fernández Vara, quien acudió en persona a apoyar la presencia de queserías de su comunidad.

Pero Cheese 2017 fue mucho más que la feria en la que los queseros artesanos de todo el mundo presentaron sus productos y los dieron a degustar, ya que el programa incluyó debates sobre el futuro de los quesos de leche cruda en el mundo y la defensa de este patrimonio mundial gastronómico frente a los intereses de la gran industria láctea de imponer administrativamente los quesos de leche pasteurizada, la recuperación de la elaboración de quesos sin la utilización de fermentos de laboratorio, o la transformación de las grandes explotaciones intensivas de leche de vaca, de cabra y de oveja en explotaciones extensivas y respetuosas con el bienestar animal, o la recuperación de distintas razas locales y regionales, especialmente en bovino, que contribuyen al mantenimiento de la biodiversidad. Esperemos más presencia asturiana en Cheese 2019.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos