http://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

Refrescos verdes

Íñigo Madariaga. / MÁXIMO GARCÍA DE LA PAZ

Las nuevas bebidas como Green Cola, Indi o Mondariz Cola piden paso y ofrecen componentes más naturales

SERGIO EGUÍA

The times they are a-changin'. No vamos a inventar ahora nada. O sí. Como ya cantara Bob Dylan, los tiempos cambian. Y aunque eso no significa la llegada de una revolución, la verdad es que la vida es mutación. Con el empujón apropiado, se puede mover el mundo. Aquello del punto de apoyo que dijo un viejo griego al que sí tendrían que haber concedido el Nobel. Precisamente otro griego, este moderno, es el que gritó 'eureka' hace ahora tres años. Periklis Venieri es el fundador de Green Cola, el refresco premium que llega a España decidido a ser una alternativa «más saludable» a los gigantes del sector que todos conocemos. Su idea era abandonar ese sentimiento de culpa que parece invadir a los fabricantes tradicionales, «obsesionados por el sin azúcares, sin calorías, como si se arrepintieran de alguna de las características de su producto estrella» y hacer un refresco de que «supiera bien y estuviera elaborado de forma natural».

Habla Íñigo Madariaga. Este bilbaíno es el presidente de Green Cola Iberia y conoce como pocos el sector. Durante años fue el vicepresidente europeo y secretario general para Europa de PepsiCo. «Periklis me llamó para que me asociara con él en esta aventura. Él trabajó 30 años en puestos de muy alta responsabilidad de Coca Cola Tria Epsilon, la división de la multinacional para el este de Europa y Rusia. Al probarla y ver los resultados de ventas en Grecia, donde se lanzó por primera vez, acepté», explica convencido de que tienen algo extraordinario entre manos. En Grecia, casi dos de cada 10 refrescos de cola que se venden son Green Cola.

Natural, sin edulcorantes

Se fabrican con stevia en vez de azúcar o aspartamo y la cafeína se extrae del grano del café verde

«Nuestra propuesta es sencilla. Un refresco de cola premium que no tiene azúcar, y por tanto tampoco calorías, simplemente porque en su fabricación no usamos azúcar. Nos valemos de la stevia (una planta que es dulce) y de la cafeína natural extraída del grano de café verde para ofrecer un refresco que pueden consumir personas de todas las edades. Tampoco tiene aspartamo, el edulcorante artificial que usan las multinacionales para decirnos que son 'sin azúcar'».

Green Cola se suma así a un mercado que en España mueve más de 3.000 millones de euros y en el que ya han aparecido otras propuestas de alta gama en los últimos años. Desde Cádiz, por ejemplo, Indi comercializa una serie de refrescos -no solo de cola- basados en la alta gama y el packaging de lujo. En Galicia, Mondariz quiere aprovechar su línea de distribucuión de agua mineral para introducir la última novedad de la empresa: Mondariz Cola.

Son nuevos tiempos para un mercado en semimonopolio al que llegan nuevos actores. «Pretendemos -insiste Madariaga- que tomarte una cola no sea algo cuasi espiritual. La chispa de la vida. Como si tu felicidad dependiera de lo que bebes». Y para empezar prometen una desternillante campaña viral en la que de manera desenfadada se comience a superar tabús como que el refresco tiene que ser de una determinada marca. «Igual hasta hay que reivindicar el Papa Noel verde, que era su color original», subraya.

Fotos

Vídeos