El Comercio

Amor eterno a Juan Gabriel

Fervor ante el coche fúnebre del 'divo de Juárez'.
Fervor ante el coche fúnebre del 'divo de Juárez'. / EFE
  • Ciudad Juárez se vuelca en una emotiva despedida a su vecino más famoso. Su casa será convertida en un museo

Ciudad Juárez se echó a la calle este fin de semana para despedir a su hijo pródigo, el cantante Juan Gabriel. La emoción inundó las calles de la población mexicana en la que se crió el 'divo de Juárez', que falleció a los 66 años de un infarto cuando se encontraba de gira en Estados Unidos. Nadie quiso faltar al último adiós a uno de los artistas más internacionales del país.

El pueblo recibió conmocionado las cenizas del gran amigo de la tonadillera Isabel Pantoja, pero las lágrimas dejaron rápidamente paso a la celebración. Decenas de miles de personas (unas 50.000, según las fuerzas de seguridad) acompañaron al coche fúnebre durante su recorrido por las calles. El vehículo circuló en todo momento escoltado por policías en moto para evitar cualquier incidente y abrirle paso entre la multitud.

A su paso, la gente soltaba globos blancos, gritaba el nombre del artista y tarareaba alguno de sus éxitos, como 'Yo nací para amar', 'Amor eterno' y 'Querida'. La procesión de los restos acabó en la residencia de Juan Gabriel, que será convertida en museo próximamente. A las puertas de la casa se instaló un altar que fue cubierto de flores por sus admiradores.

En él también se celebró después una sentida misa por el alma del cantante, oficiada por el obispo de la ciudad, José Guadalupe Torres. Allí colocaron la urna con las cenizas sus hijos, que agradecieron al pueblo su fervor. Hoy, el 'divo de Juárez' recibirá otro homenaje en el Palacio de Bellas Artes de México DF, donde su voz, ya eterna, sonó por primera vez en 1990.